Despliega el menú
Zaragoza

El conductor de la furgoneta implicada en el choque mortal de Sierra de Luna iba drogado

El hombre dio positivo en cannabis, por lo que la Guardia Civil le atribuye un delito contra la seguridad vial. Los agentes investigan cómo se produjo el impacto entre los dos vehículos cuando el motorista, vecino de Alagón, adelantaba.

El accidente mortal se produjo a un kilómetro del casco urbano de Sierra de Luna, en la A-124, en dirección hacia Erla.
El accidente mortal se produjo a un kilómetro del casco urbano de Sierra de Luna, en la A-124, en dirección hacia Erla.
Google Maps

La A-124, carretera que une las localidades de Zuera y Erla, se cobró ayer la segunda vida en solo una semana.En esta ocasión, el fallecido fue José Antonio S. S. un experimentado motorista de 57 años, vecino de Alagón, que había salido temprano con dos amigos a hacer una ruta por las Cinco Villas. Según informó la Guardia Civil de Tráfico, el accidente mortal se registró en torno a las 10.35 en el término municipal de Sierra de Luna. Las pesquisas siguen abiertas, pero las mismas fuentes indican que el siniestro se produjo cuando la motocicleta adelantaba a una furgoneta cuyo conductor dio positivo en cannabis.

Como consecuencia del impacto lateral, el motorista perdió el equilibrio y cayó sobre la calzada. Los acompañantes de la víctima avisaron enseguida a las emergencias y hasta el lugar del siniestro se desplazaron tanto la Guardia Civil como una ambulancia del 061, pero los sanitarios no pudieron hacer nada por la vida del vecino de Alagón. Fue al someter al conductor de la furgoneta a las pruebas de alcohol y drogas cuando saltó la sorpresa, ya que este dio positivo en cannabis.

Las declaraciones de los testigos del accidentes permitirán aclarar cómo se produjo la maniobra que desencadenó la caída del motorista, pero el hecho de que el conductor del otro vehículo –del que no se ha facilitado aún la identidad– circulara drogado supuso su inmediata detención como presunto autor de un delito contra la seguridad vial.

El fallecimiento de José Antonio S.S. causó ayer una gran conmoción en la capital de la Ribera Alta del Ebro, donde la víctima era muy conocida, no solo por su trabajo, precisamente, como conductor de ambulancias, sino también por la vinculación de su familia con la asamblea local de Cruz Roja.

Algunos vecinos de Alagón recordaban este domingo que el fallecido llevaba "toda la vida" circulando en moto de carretera y conocía "perfectamente" la ruta por la que circulaba. Por la hora y lugar donde se produjo el siniestro, algunos motoristas del pueblo barajaban la posibilidad de que la víctima se desplazara al municipio oscense de Anzánigo, donde este domingo había convocado un almuerzo para el colectivo motero.

Dos muertos en una semana

Se da la da circunstancia de que el accidente mortal de ayer se produjo a muy pocos kilómetros del último, registrado el pasado lunes, día 26 de noviembre. ?Entonces, la A-124 se cobró la vida de un joven de 28 años, vecino de Luna, que se dirigía con su coche a trabajar al matadero de Zuera. El trágico siniestro, en el que otro joven resultó herido graves, tuvo lugar en el punto kilométrico 113, en el término municipal de Gurrea de Gállego. Allí, por causas que se investigan, su vehículo se salió de la calzada y volcó. La víctima era también muy conocida, ya que había jugado al fútbol en los equipos de Luna, Erla y Bardenas.

Con el fallecimiento del vecino de Alagón son ya cinco los motoristas que han fallecido en la red viaria aragonesa en lo que va de 2018. Los anteriores siniestros se registraron en Zaragoza (18 de enero), Barbastro (14 de febrero), Serraduy (3 de agosto) y Andorra (20 de septiembre).

En cualquier caso, las cifras son bastante mejores que las de los últimos tres años, en los que ha se había observado un preocupante repunte de las muertes entre conductores del colectivo motero. Porque en 2015 se registraron 12 muertes, en 2016 fueron 11 y al año siguiente otras 11. Como indica el gráfico que ilustra la página, los números actuales son similares a los del principio de década.

Más muertos que en todo 2017

El accidente de tráfico registrado ayer en Sierra de Luna eleva a 59 el número de fallecidos en lo que va de año en las carreteras de Aragón y confirma la negativa tendencia de los últimos meses. De hecho, con esta muerte se superan ya las 58 contabilizadas a lo largo de todo 2017. Y quedan por delante unas fechas especialmente peligrosas, ya que el puente de la Constitución y las fiestas de Navidad movilizan a miles de conductores.

Con estos datos, Aragón se sitúa, junto a Cataluña, la Comunidad Valenciana, Galicia y Asturias entre las comunidades en que más aumenta la siniestralidad respecto a años anteriores. De los 55 accidentes mortales (con 59 fallecidos) contabilizados hasta la fecha, 29 han tenido lugar en la provincia de Zaragoza, 18 en Huesca y 8 en Teruel.

Las estadísticas reflejan, además, que los siniestros han tenido consecuencias más graves, puesto que solo en siete de ellos fallecieron catorce personas. Y la mayoría de estos se han concentrado en tan solo cinco carreteras de las cerca de 300 que discurren por Aragón. En esas cinco vías han muerto 24 personas, el 41% de todas las víctimas de tráfico en la Comunidad.

La A-23 es la carretera en la que más siniestros con fallecidos ha habido (seis percances con ocho víctimas mortales), seguida de la N-II (cuatro accidentes, cinco muertos), la A-2 (cuatro siniestros, cuatro víctimas) y la N-232 (tres accidentes, cuatro víctimas).

Los dos meses peores con diferencia han sido julio y agosto, cuando perdieron la vida 22 personas (11 cada mes) una cifra que no se alcanzaba desde 2011. El estado de las carreteras también ha influido en estos malos datos y en las vías secundarias se ha registrado un 25% más de accidentes mortales que en el mismo periodo de 2017.

El uso del móvil, el consumo de alcohol –como en el último accidente mortal registrado en Sierra de Luna– y la velocidad inadecuada a la vía siguen siendo las principales causas.

Etiquetas
Comentarios