Despliega el menú
Zaragoza

Santisteve pide “más tiempo” y critica la “beligerancia” de PSOE y CHA

El debate sobre el estado de la ciudad se puede seguir en directo en heraldo.es.

Pedro Santisteve en el debate de estado de la ciudad.
Pedro Santisteve en el debate de estado de la ciudad.
Oliver Duch

Después de tres años y medio marcados por la tensión y a 6 meses de las elecciones, el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, considera que precisa de “mucho más tiempo” para completar su proyecto. En un discurso en clave electoral, el regidor asumió que “el cambio estratégico” que anunció en 2015 todavía no ha podido completarlo y que necesitará proseguir con su tarea después de las elecciones de mayo de 2019. “Los cambios importantes para la ciudad requieren de mucho más tiempo que los cuatro años de duración del mandato”, ha afirmado.

El alcalde ha empezado duro contra la oposición, en especial con PSOE y CHA los dos partidos que le dieron la alcaldía y que estos tres años y medio le han permitido aprobar los presupuestos y las ordenanzas fiscales. Ha lamentado que no haya sido posible suscribir un acuerdo de gobernabilidad y se ha quejado de la “incompresión” de PSOE y CHA, que “en muchas ocasiones” han sido “más beligerantes” con el gobierno que los partidos de derechas. Ha soslayado los acuerdos presupuestarios con socialistas y nacionalistas y ni siquiera se ha referido a los del año próximo.

Sin un atisbo de autocrítica, a su juicio, la acción del gobierno ha permitido “derrotar de manera sistemática” las posiciones de quienes querían “paralizar” la gestión de ZEC para “volver al pasado” e “instalar el pesimismo” en la opinión pública. “No lo han conseguido en absoluto”, ha zanjado. Eso sí, ni ha citado el conflicto de las sociedades municipales y ha pasado de puntillas sobre aspectos más espinosos de su gestión.

Tras subrayar que el gobierno sigue “unido como el primer día”, pese a las tensiones permanentes en que vive ZEC y ha insistido en que este mandato ha estado marcado por la “lucha” entre un modelo de ciudad “transformador” que pone a “las personas en el centro de su acción política”, que es el que encarna el gobierno, y otro que supone “la continua vuelta al pasado”, representado por la oposición.

Una vez marcadas las diferencias entre él y el resto, ha hecho un somero balance de gestión que se ha sostenido especialmente en las cuestiones de carácter medioambiental: las medidas en materia de transición energética, el futuro plan de movilidad sostenible y la apuesta por los transportes limpios, la bicicleta, la movilidad compartida, la recogida selectiva de materia orgánica o las políticas de mejora de la calidad del aire han sido algunos de los aspectos que ha citado.

Se ha referido al Impuesto de Contaminación de las Aguas (ICA), tributo que el gobierno municipal rechaza, y ha aprovechado para mandar un recado a la DGA, institución a la que exigió “un diálogo sincero” para llegar a un acuerdo que “no se base en la imposición y el chantaje”.

Las políticas sociales, el plan de lucha contra la pobreza, el nuevo modelo de seguridad con la reforma de la Unión de Apoyo Operativo de la Policía Local (UAPO), las políticas de vivienda con el plan de inversiones (ha dicho que el Banco Europeo de Inversiones ya ha autorizado el crédito de 72 millones de euros para financiarlo), el feminismo, la memoria histórica, inmatriculación de bienes de la Iglesia, el apoyo al comercio, la reforma del Mercado Central, la reducción de la deuda…

Pero más allá de las cuestiones concretas de gestión, ha fiado la culminación de su proyecto a lo que pase en mayo. “Nos planteamos seguir impulsado acciones y políticas que vayan más allá de ese 26 de mayo de 2019. Estamos convencidos de que los vecinos y vecinas de Zaragoza apoyarán mayoritariamente estas propuestas con su voto en las urnas”, ha destacado. "Es una evidencia que hoy en Zaragoza está mejor que en junio de 2015", ha dicho.

Etiquetas
Comentarios