Despliega el menú
Zaragoza

"Podía haber sido una desgracia, pero afortunadamente todo quedó en un susto"

María Montañés, la propietaria de la tienda Agua de la calle de Arquitecto Yarza, relata la angustiosa situación que vivió este martes por la tarde cuando estuvo a punto de ser atropellada por un coche que remontó la acera y se empotró contra el escaparate de su tienda intentando aparcar.

Una conductora de 60 años empotró este martes el coche de su hijo contra un establecimiento de la calle de Arzobispo Yarza intentando aparcar.
Una conductora de 60 años empotró este martes el coche de su hijo contra un establecimiento de la calle de Arzobispo Yarza intentando aparcar.
HA

La propietaria de la tienda de moda Agua, ubicada en la calle de Arquitecto Yarza de Zaragoza, vivió este martes por la tarde momentos de "nerviosismo" a las puertas de su establecimiento, donde una conductora de 60 años que intentaba aparcar remontó la acera y acabó empotrándose contra el escaparate de este céntrico comercio.

"En pleno centro, podía haber sido una desgracia. Yo estaba justo en las escaleras, mirando un coche que hacía maniobras raras intentando aparcar y de repente el vehículo se le descontroló y la pobre salió disparada. Casi me atropella porque estaba en las escaleras de entrada, pero como lo vi venir, eché a correr y afortunadamente no le dio a nadie", relata María Montañés, propietaria de este establecimiento que, en pleno centro, acaparó todas las miradas tras el golpe.

El accidente se produjo a las 17.30 de este martes, a la altura de la tienda Agua, dedicada a la moda femenina, que está situada en una zona "muy concurrida" de la capital aragonesa, en la confluencia de la calle de Arquitecto Yarza con el paseo de la Constitución.

Según cuenta Montañés, la conductora, de unos 60 años, estaba intentando aparcar el coche de su hijo, que se había ido a hacer una entrevista, cuando se le descontroló el vehículo y por error pisó el acelerador en vez del freno al ver que remontaba la acera. "La señora estaba muy nerviosa y se quedó en 'shock' porque casi me atropella y todo el mundo preguntaba... La verdad es que estaba bastante apurada, yo la miraba y no entendía qué estaba haciendo porque se pegó un buen rato maniobrando", explica Montañés, aliviada de que todo quedara en un susto y nadie resultase herido a las puertas de su establecimiento.

"En pleno centro, podía haber sido una desgracia, pero por fortuna no dio a nadie y ella está bien, más allá del susto que también se llevó ayer", comenta la dueña de la tienda Agua, que este miércoles por la mañana se ha puesto en contacto con la familia para preguntar cómo estaban. Además, tras firmar el correspondiente atestado, un perito se ha desplazado hasta su comercio y previsiblemente los técnicos le arreglen el cristal de seguridad esta misma tarde.

Según publica este miércoles la Policía Local de Zaragoza en su cuenta de Twitter, la conductora del turismo dio negativo en la prueba de alcoholemia.

Etiquetas
Comentarios