Despliega el menú
Zaragoza

Los detenidos en la Operación Frozen evitan la cárcel al pagar lo que robaron

El fiscal pedía 34 años en total para los empleados que sustrajeron congelados a su empresa y para quienes los compraban.

Ciudad de la Justicia de Zaragoza.
El juicio se celebró en la Ciudad de la Justicia.
Oliver Duch

La operación Frozen de la Policía Nacional desarticuló en el verano de 2016 una trama que se dedicaba a robar género a la empresa de congelados Distribuciones Rodrigo y posteriormente se lo revendía más baratos a terceros, en muchas ocasiones personas que regentaban negocios de hostelería en Zaragoza.

La investigación de la Policía, que duró varios meses, culminó con más de una veintena de detenidos, miles de kilogramos de productos congelados incautados y un perjuicio millonario superior a los 205.600 euros, según las estimaciones que hizo la Fiscalía durante la instrucción del caso.

Ayer, 15 de las personas que fueron detenidas hace más de dos años se sentaron en el banquillo del Juzgado de lo Penal número 5 de Zaragoza acusados de delitos de hurto y receptación continuados (comprar algo a sabiendas de que es un producto robado). El ministerio público solicitaba penas que sumaban 34 años de cárcel, peticiones que la acusación particular, ejercida por el abogado Mariano Bonías en nombre de la empresa, elevaba a 40 años, pues consideraba que también había delitos contra la salud pública e integración en grupo criminal.

Todos los acusados reconocieron los hechos que se les atribuían (tanto los robos de mercancías como la compra y posterior venta de género) y, además, cubrieron gran parte de la responsabilidad civil que exigía la compañía, una cuantía que se rebajó hasta los 50.000 euros.

Estas circunstancias posibilitaron los acuerdos entre las partes, que conllevaron la rebaja de las penas iniciales y la duración del juicio, que tenía cinco sesiones programadas a lo largo de toda esta semana.

Las once personas que estaban acusadas de receptación -representadas entre otros por el abogado Armando Martínez Pérez- fueron condenadas a siete meses y 16 días de cárcel y a multas de 720 euros.

Por su parte, los cuatro acusados a los que la Fiscalía señalaba como cabecillas del grupo (los hermanos Darwin Alexander V. y Eduar Antonio V., Eulogio B. y Joao Manuel D.), porque se aprovechaban de su empleo como repartidores de Distribuciones Rodrigo para sustraer género, fueron condenados a dos años de cárcel y a abonar, de forma solidaria, los 16.000 euros que restan por pagar de la responsabilidad civil.

En principio, de acuerdo con las penas impuestas, ninguno de los involucrados en la operación Frozen ingresará en prisión. Las penas de los últimos cuatro acusados, eso sí, están condicionados al pago de los 16.000 euros. Puesto que estos cuatro son considerados solventes, si no hicieran frente a los pagos, la titular del Juzgado de lo Penal número 5 de Zaragoza, Ana Montserrat Llorca, podría ejecutar la sentencia y que finalmente entraran en prisión.

Etiquetas
Comentarios