Despliega el menú
Zaragoza

El cambio de criterio del TSJA podría obligar al Ayuntamiento a pagar 25 millones a Avanza

El tribunal dicta ahora que el Consistorio debe asumir el incremento del coste de la mano de obra. El gobierno municipal y la concesionaria seguirán peleando la multimillonaria deuda en los tribunales.

Dos buses urbanos, en el centro de Zaragoza.
Dos buses de Avanza Zaragoza, en el centro de la capital aragonesa.
Raquel Labodía

Las sufridas arcas municipales han recibido en las últimas semanas una dura noticia. El Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) dictó el 11 de octubre una sentencia que da la razón a Tuzsa (ahora Avanza Zaragoza) en uno de los muchos pleitos que tiene abiertos en los tribunales contra el Ayuntamiento, en los que reclama cifras multimillonarias por los servicios prestados entre 2009 y 2013.

El impacto real de esta sentencia es difícil de calcular, ya que el fallo no da una cifra concreta a pagar por el Ayuntamiento y, además, el Consistorio ya pagó parte de esta deuda en 2017. Ayer, ni desde la empresa del bus urbano ni desde el Consistorio fueron capaces de aventurarse a dar una cantidad, ya que sus respectivos equipos jurídicos trabajan en ello.

De todos modos, la resolución del TSJA es muy importante incluso más allá de la cantidad concreta. Su impacto en el total del conflicto judicial podría llegar hasta los 25 millones, según fuentes consultadas. La clave está en que el tribunal ha cambiado su criterio respecto a una discusión histórica entre el Ayuntamiento y Tuzsa: la de quién debe asumir el incremento del coste de la mano de obra a lo largo del anterior contrato, por las mejoras que se van aplicando en los salarios de los empleados.

La historia viene de lejos. La empresa del bus reclamó unos 44 millones de euros en varios procesos judiciales, como consecuencia de la deuda generada entre 2009 y 2013. Fue acumulando sentencias favorables por valor de más de 32 millones. Sin embargo, el TSJA en 2016 dio la razón al Ayuntamiento en la demanda de lesividad que interpuso. Este procedimiento lo usan las administraciones cuando se dan cuenta de que han tomado una decisión dañina para sus propios intereses.

El Consistorio lo hizo al considerar que había estado pagando de más a Tuzsa en concepto de revisiones de precio, ya que en estas se incluía el aumento del coste que para la empresa tiene la mano de obra. Algo que, a criterio del Consistorio, debía pasar a asumir Tuzsa.

El TSJA dio la razón al Ayuntamiento, lo que le evitaba el pago de buena parte de la abultada reclamación de la concesionaria. De hecho, un año más tarde, en 2017, el gobierno municipal acordó pagar a Tuzsa (Avanza Zaragoza) 21,1 millones de euros de varias sentencias, de los cuales 5,4 eran intereses de demora.

La sentencia de octubre

Sin embargo, en los juzgados zaragozanos seguían su tramitación al menos seis de las reclamaciones originales de Tuzsa, esas en las que pedía unos 44 millones de euros. Una de ellas es la que afecta a las certificaciones del bus de marzo de 2012 a abril de 2013, más los intereses de demora generados por el retraso en el pago de las facturas de enero de 2008 a noviembre de 2012. En total, una reclamación de 19,3 millones.

Pese al fallo del TSJA de 2016, Tuzsa sigue manteniendo que las revisiones de precios que pagaba el Ayuntamiento debían incluir el incremento del coste de la mano de obra. Pero ahora, el tribunal ha cambiado de criterio. Ya lo hizo en el mes de junio en un pleito similar de FCC, en el que entonces determinó debían «reconsiderar» la decisión de 2016 sobre los costes salariales. Y lo vuelve a hacer ahora con esta demanda de Tuzsa. Hay que tener en cuenta que una parte de esos 19,3 millones que pedía la empresa se pagaron con los 21,1 que el Ayuntamiento abonó en 2017. Pero nadie supo decir ayer cuánto faltaría ahora por pagar.

Si se consolida el criterio de que el coste de la mano de obra se incluya en las revisiones de precios que paga el Ayuntamiento, la factura podría llegar a los 25 millones en los próximos meses. Eso sin tener en cuenta los intereses de demora que se han ido generando durante todo este tiempo y que –a falta de cálculos oficiales– supondrán varios millones de euros más.

ZEC recurrirá la sentencia en el Supremo

El Ayuntamiento recurrirá ante el Tribunal Supremo la última sentencia contraria sobre el autobús urbano. El gobierno municipal dijo que de momento no se ha calculado el impacto que tendría en las arcas municipales, pero que el coste será «cero» hasta que resuelva el Alto Tribunal. «La asesoría jurídica tiene orden de defender el criterio de la nueva Ley de Contratos que dice que los aumentos del coste de la mano de obra no se suman al coste del servicio», apuntó ayer el concejal de Economía, Fernando Rivarés, quien aprovechó para criticar al anterior gobierno socialista por los «zancochos» que dejó y por los intereses de demora que han generado los pleitos.

Etiquetas
Comentarios