Despliega el menú
Zaragoza

El colegio Moncayo de Tarazona empieza las clases a ritmo de música

Los propios escolares graban las canciones que se renuevan semanalmente.

Alumnos del colegio Moncayo de Tarazona entran en clase con música gracias al proyecto 'Entramos cantando'.
El colegio Moncayo de Tarazona empieza las clases a ritmo de música
N.B.

Al ritmo de la música, así empiezan y terminan las clases en el colegio Moncayo de Tarazona. El centro educativo ha apostado este curso por hacer sonar diferentes canciones en los altavoces que hay instalados por el patio.

La razón era decir adiós a la estridente sirena que ha tocado los años anteriores, y los beneficios que aporta esta iniciativa a los escolares ya se han demostrado a lo largo de este primer trimestre. “Decidimos cambiar el timbre, porque era muy fuerte, y optamos por la música”, explica Carlos Lasala, profesor de Música del colegio.

El proyecto se llama ‘Entramos cantando’ y se hace en otros colegios: los niños eligen la música, que puede estar relacionada con la estación del año, algún momento señalado o algo trabajado en clase. “Nosotros lo hemos llevado más allá y hacemos que los niños graben sus propias canciones en clase de música. Convertimos la clase en un estudio de grabación, y ellos entran cantando sus propias canciones, lo que es muy divertido para ellos”, asegura Lasala.

El colegio ha apostado por poner en marcha este proyecto pese a su escaso presupuesto, y ha tenido que idear un sistema rudimentario para poder llevarlo a cabo. “Nosotros mismos hemos instalado parte del sistema de altavoces, y hemos reciclado una tablet vieja a la que le hemos instalado un programa para que salte de manera automática”, dice el docente, quien añade que “no tenemos recursos económicos, y lo importante es que sin dinero, con nuestra creatividad, lo hemos llevado a cabo y lo hemos sacado adelante”.

Es una manera de empezar la jornada escolar con entusiasmo, desdramatizando la entrada al colegio que puede ser un poco dura para algunos alumnos. “Empiezas con alegría, liberas un poco de tensión con música alegre, y llegas a clase con más optimismo”, afirma el profesor del colegio turiasonense.

De esta manera, los profesores de música consiguen implicar a los alumnos en una cuestión directamente relacionada con el funcionamiento del centro, algo que es positivo. “A través de la música conseguimos que toda la comunidad educativa esté unida, porque los alumnos se ven representados en el proyecto”, indica Carlos Lasala.

Cada semana se cambia de canción, y la idea es que todos los cursos, unos 430 escolares en total entre Educación Infantil y Primaria, participen en el proceso.

Etiquetas
Comentarios