Despliega el menú
Zaragoza

Agapito Iglesias y Carlos Esco: ni han pactado, ni pactarán

El próximo 10 de diciembre, sendos acusados defenderán su inocencia como en anteriores casos donde se han visto implicados.

Juicio Caso Plaza.
Juicio Caso Plaza.
Guillermo Mestre

Cuando el próximo 10 de diciembre comience definitivamente el juicio del caso Plaza, puede que alguno de los ahora 25 acusados se levante del banquillo y abandone la sala de vistas. De hecho, la propia Fiscalía Anticorrupción explicó este lunes que como resultado de las negociaciones que están en marcha podrían retirarse los cargos que ahora pesan sobre determinadas personas. Pero entre quienes declararán para defender su inocencia figuran dos rostros ya vinculados a otras investigaciones judiciales abiertas en torno a la Plataforma Logística de Zaragoza: el empresario y dueño de Codesport Agapito Iglesias y el que fuera viceconsejero de Obras Públicas con el PSOE Carlos Esco.

Ninguno esquivó este lunes las preguntas de los periodistas y ambos lanzaron el mismo mensaje: ni han pactado antes ni pactarán ahora. El expropietario del Real Zaragoza se enfrenta a una petición de cinco años y nueve meses de prisión, mientras que para el político se pide una condena de siete años y medio.

"No tenemos nada que pactar ni en este ni en ningún otro juicio", manifestó Agapito Iglesias en la puerta de la Ciudad de la Justicia de Zaragoza. Y lo cierto es que sus abogados se han enfrentado ya a tres juicios por presuntos delitos en Plaza y de todos ellos han salido airosos. En el más conocido, el caso Naves, la Audiencia llegó a condenar a Agapito Iglesias a cuatro años de prisión, pero el Supremo revocó después el fallo.

En una situación similar se encuentra Carlo Esco, absuelto ya en otros dos juicios: el caso Naves y el caso Kartódromo. Su letrado, Juan Monclús, no ha entrado tampoco en ningún momento a negociar, ya que también está convencido de la inocencia de su cliente. El que fuera consejero delegado de Plaza acabó encartado en la última fase de las pesquisas, a raíz de un correo electrónico intervenido al exgerente Ricardo García Becerril. Y no parece que haya más prueba contra Carlos Esco que las manifestaciones de García Becerril.

Etiquetas
Comentarios