Despliega el menú
Zaragoza

Los ladrones le pillan el gusto al tanatorio de Épila

En quince días han robado tres veces y a pesar de que se ha reforzado la seguridad los delincuentes siguen forzando las puertas o ventanas para robar material de oficina.

Una de las entradas a la localidad de Épila.
Una de las entradas a la localidad de Épila.
Aránzazu Navarro.

Los ladrones han pillado el gusto a robar en el tanatorio de Épila. Al menos así lo demuestran las tres ocasiones en las que han accedido al recinto en poco menos de un mes.

En todas ellas han forzado la puerta o roto cristales de las ventanas para entrar al tanatorio y se han apropiado de ordenadores y de material de oficina y no han llegado a acceder a la zona en la que se trabaja con los cuerpos de los finados.

"Lo malo no solo es el robo del material, sino la extorsión que causan al tener que reponerlo rápidamente para poder seguir trabajando, puesto que necesitamos los ordenadores para llevar a cabo nuestras tareas", reconocía este martes un empleado de Mémora.

La última vez que robaron fue el pasado 8 de noviembre. A pesar que después de los dos primeros asaltos la empresa reforzó las medidas se seguridad, estas no han sido suficientes para disuadir a los delincuentes.

La Guardia Civil tiene abierta una investigación para identificar y detener a los ladrones, pero hasta el momento no ha dado resultado. Los agentes del equipo de la Policía Judicial del puesto de La Almunia de Doña Godina se han encargado de las pesquisas, entre otras de la inspección ocular del recinto y de la toma de huellas. En total se han apropiado de tres ordenadores, bolígrafos y otros enseres de oficina que usan diariamente los empleados.

El tanatorio de Épila de la empresa Mémora, situado en la calle Cabezo Ballesteros, cerca del cementerio, lleva ya ocho años funcionando y hasta ahora no había sufrido ningún robo, por lo que todo indica que los autores de los últimos son las mismas personas.

Etiquetas
Comentarios