Despliega el menú
Zaragoza

Vecinos y personal del centro de salud Bombarda piden que se actúe en el entorno del ambulatorio

La Asociación de Vecinos Bombarda-Monsalud denuncia que las tablas de los andadores que rodean su entrada están en muy mal estado y lamentan que no se hayan acometido aún las obras de mejora.

Acceso al Centro de Salud de la Bombarda
Acceso al Centro de Salud de la Bombarda
L. R.

El entorno del centro de salud Bombarda, situado en la calle Ramiro I de Aragón, continúa siendo un motivo de preocupación entre los vecinos del barrio y los trabajadores del propio ambulatorio. Desde hace unos meses –principios de septiembre, según señalan los empleados- las vallas y los cordones de seguridad se han convertido en parte del mobiliario de la zona a la espera de que se lleve a cabo alguna actuación para mejorar la zona de acceso al centro de salud.

El problema es el mal estado de las pasarelas que rodean su entrada, formadas por tablas de madera que se levantan y que ya han causado más de un accidente. “Por aquí pasa mucha gente mayor y es muy fácil que tropiecen”, explican fuentes del centro de salud. Los trabajadores del ambulatorio denuncian que pese a las continuas quejas la situación sigue siendo la misma y lamentan que tan solo se actúe para “parchear” el problema. “Lo que hay que hacer es quitar las tablas, no sirve de nada quitar una y poner otra igual para sustituirla. Hay incluso clavos, lo que no sabemos es cómo no se ha caído mucha más gente”, apuntan.

Los usos que a lo largo de los años se han planteado para la explanada que rodea la entrada a las consultas han sido diversos. En un primer momento la zona iba a convertirse en una plaza. Posteriormente, en el año 2011, el Partido Popular solicitó que ahí se construyera un aparcamiento para dar solución a la falta de plazas de estacionamiento en el barrio. Sin embargo, finalmente se optó por construir unas pasarelas de tablas que rodearan el parque infantil y dieran entrada al centro de salud. “Desde el primer momento ha sido un desastre. Fue una estupidez poner una madera como esta en un lugar en el que en verano da un sol de justicia”, consideran desde el ambulatorio. Además, dado que apenas hay acera para acceder al centro de salud, la alternativa de los viandantes es caminar sobre la tierra o sobre las tablas, algunas de ellas hundidas o con clavos que sobresalen.

Hartos de la situación, han reflejado sus quejas al consistorio a través del Consejo de Salud en reiteradas ocasiones. Unas denuncias a las que también se ha sumado la Asociación de Vecinos Bombarda-Monsalud. “Hemos recibido muchas quejas de los vecinos y los animamos a que las registren por escrito a través del servicio de quejas del Ayuntamiento”, explican desde el colectivo, que aseguran que los problemas comenzaron hace ya “cinco o seis años”, desde el momento en el que se realizó la instalación. Desde entonces, el asunto forma parte de los primeros puntos del día de la Junta Municipal. Ya en el pasado mes de enero, en un pleno de este organismo, los representantes vecinales comunicaron que se procedió al envío de fotografías al Área de Urbanismo y que también cabía la posibilidad de “presentar como propuesta a los presupuestos participativos la sustitución de esas tablas por otro material”.

Y aunque parece que la movilización vecinal dio sus frutos hace unos meses, cuando se dio luz verde al acondicionamiento de la zona, nada ha cambiado todavía. “La obra de mejora está aprobada en el pleno del Distrito 3, pero como es una obra mayor, no sabemos cuándo va a comenzar. Por el momento la zona está vallada y la cosa no avanza”, lamenta Rosa María Díaz, que lleva casi cuatro décadas formando parte de la asociación.

“No pedimos gran cosa, tan solo un cemento bien puesto”, asegura Díaz, que señala que también reclaman la reposición de algunos bancos del parque de la Sedetania. “Han quitado varios bancos pero han dejado los hierros al descubierto y están muy cerca de un parque infantil. Ya lo hemos comunicado al Ayuntamiento”, explica la vecina.

Por último, recuerda otra de las reivindicaciones más antiguas de la asociación, que es el acondicionamiento uno de los accesos al C.P. Camón Aznar. “La entrada está fatal, no hay aceras, está llena de excrementos de perro y los coches aparcan ahí como quieren”, lamenta.

Etiquetas
Comentarios