Despliega el menú
Zaragoza

Archivan la causa contra uno de los detenidos por la manipulación de cuentakilómetros

El informe pericial valora en un mínimo de 5.890 euros el precio del Audi A-4 que supuestamente vendió, cuando la compradora ha declarado que pagó por él 5.550 euros.

Foto de archivo facilitada por la Guardia Civil cuando informó de la operación Countdown.
Foto de archivo facilitada por la Guardia Civil cuando informó de la operación Countdown.
Guardia Civil

La Audiencia de Zaragoza acaba de ordenar el archivo de las diligencias penales abiertas por estafa contra A. C. C., un vecino de la capital aragonesa al que la Guardia Civil incluyó en la larga lista de detenidos en el marco de la operación “Countdown”. La investigación sacó a la luz una presunta macroestafa relacionada con la manipulación de los cuentakilómetros de vehículos que se vendían en el mercado de segunda mano y arrojó cifras abrumadoras: 188 personas investigadas, 1.094 vehículos alterados, 165 millones de kilómetros manipulados y cuatro millones de euros estafados.

Como informó HERALDO, los involucrados son tantos que habrá que celebrar más de 60 juicios penales distintos para depurar responsabilidades. De hecho, ya ha habido algunas sentencias y conformidades en Zaragoza y Huesca, porque los inculpados prefieren pagar y lograr penas benévolas que les libren de entrar en prisión.

En cualquier caso, parece que algunos de los detenidos ni siquiera llegarán a sentarse en el banquillo de los acusados. Entre ellos, el zaragozano A. C. C., al que la Guardia Civil atribuyó un delito de estafa por la supuesta venta de un Audi A-4 con el cuentakilómetros manipulado. Y lo hizo porque al registrar un taller de la capital aragonesa donde presuntamente se ‘retocaban’ los registros de los motores, se halló una hoja de trabajo con los datos de este cliente.

La abogada Patricia Rodrigo, encargada de la defensa del encausado, pidió el archivo de las diligencias alegando que no había prueba alguna ni de que su cliente hubiera manipulado el cuentakilómetros ni de que hubiera vendido ese coche. Es más, en su recurso, la letrada explicaba al juez instructor que difícilmente el investigado podía haberse enriquecido de forma ilícita con la venta del Audi A-4 cuando el precio que pagó la compradora fue inferior al que estableció el perito judicial.

Según los investigadores, el coche tenía cerca de 260.000 kilómetros cuando el encausado lo compró y lo vendió después con 157.000 por 5.550 euros: siempre según la compradora, puesto que ningún contrato o documento se ha aportado que pueda justificar esa cantidad. De acuerdo con la peritación judicial, con 157.000 km el Audi A-4 tendría un valor en el mercado de segunda mano de 6,625 euros y con 257.000 km, de 5.890 euros. Por tanto, la única beneficiada sería la compradora, puesto que, estuviera más o menos usado el motor, pagó menos de lo que realmente valía.

El juez de instrucción denegó el recurso de la defensa, pero la Audiencia Provincial ha considerado que, a tenor de la prueba, es imposible seguir manteniendo los cargos contra el encausado. Y, de hecho, ha terminado ordenando el sobreseimiento de las actuaciones.

Etiquetas
Comentarios