Despliega el menú
Zaragoza

Las ratas campan a sus anchas por los solares del Arrabal

Los vecinos exigen la limpieza y desinfección inmediata de la parcela de la calle Palencia, que pertenece a la DGA.

Solar de la calle Palencia, afectado por la presencia de ratas
Solar de la calle Palencia, afectado por la presencia de ratas
Toni Galán

Varios solares del Arrabal cuentan desde hace años con unas desagradables inquilinas que han puesto en pie de guerra a los vecinos del barrio. Las ratas, que campan a sus anchas por estas parcelas, se están dejando ver también por las calles adyacentes y algunas han llegado a entrar en los comercios de la zona, según han denunciado los residentes a través de las redes sociales.

El solar que hay situado en la calle Palencia, junto a la avenida de Los Pirineos, es uno de los más problemáticos. “Es un problema que va ‘in crescendo’ y que ya hemos denunciado en reiteradas ocasiones”, explica Rafael Tejedor, presidente de la Asociación de Vecinos Tío Jorge-Arrabal. El obstáculo con el que se encuentran los vecinos es que el solar no pertenece al Ayuntamiento de Zaragoza, sino que es propiedad del Gobierno de Aragón, más concretamente del Instituto Aragonés de Servicios Sociales. “Ahí estaba previsto construir una residencia para mayores, pero se paralizó con la llegada de la crisis”, apunta Tejedor. Desde entonces, el solar permanece vallado y las malas hierbas que crecen en su interior sirven de guarida para los roedores. Además, es una zona por la que transitan muchos alumnos que van a los colegios e institutos de alrededor. “Nos preocupa porque estos animales transmiten enfermedades y algún día podemos tener un problema si una rata muerde a un niño”, advierte el representante vecinal.

Desde el colectivo aseguran haberse puesto en contacto con el Área de Servicios Públicos y Movilidad del Ayuntamiento a través de la Junta, pero no han recibido respuesta por parte del consistorio. “Hay que controlarlo de inmediato. Sabemos que hay un número importante de ejemplares y de aquí a un tiempo podríamos hablar de una plaga”, lamenta Tejedor. Al parecer, uno de los puntos en los que más se concentran es la alcantarilla elevada que hay dentro del solar de la calle Palencia, a la que suben a beber agua cuando llueve. Sin embargo, esta no es la única zona por la que las ratas se mueven. Según los vecinos, otras vías afectadas serían García Gazulla, Blas Ubide, Zalmedina o Turmo. Quienes viven en esta última aseguran que incluso oyen sus chillidos. “Sabemos que también hay en algunos solares del casco histórico del Arrabal, en la calles Villacampa e Ibor, aunque en su mayoría son propiedad de la Sareb”, manifiesta Tejedor.

Para documentar la situación, la asociación de vecinos está recopilando testimonios e imágenes de los roedores para iniciar una campaña que acabe con el problema, aunque insisten en que podría ser el propio consistorio el que pusiera la solución. “El Ayuntamiento puede ejecutar la limpieza y desinfección de manera subsidiaria y pasarle la factura a la DGA”, explica Tejedor.

Adecuación de otros solares

Los solares en los que sí que se van a llevar obras de adecuación son los de las calles Almadieros del Roncal y Valle de Oza, ambos de titularidad municipal. No obstante, estas dos parcelas no presentan el estado de abandono que la de la calle Palencia. De hecho, en la actualidad se utilizan como aparcamiento, pero el firme es de tierra. Por ello, el consistorio va a proceder a compactarlo, asfaltarlo y señalizar las plazas para los vehículos.

La semana pasada también salió a licitación la reforma integral de la calle José María Matheu por más de 510.000 euros, algo que los vecinos llevaban demandando cerca de un lustro. El inicio de los trámites para la renovación de esta vía se retrasó por el bloqueo de las sociedades municipales y solo ha podido retomarse una vez que estas recuperaron su proporcionalidad.

Los trabajos contemplan la renovación de la red de alcantarillado, la señalización, el alumbrado y la pavimentación de la calzada y las aceras. “Estamos contentos y esperamos que las obras puedan estar finalizadas para después del verano que viene”, apunta Tejedor.

Etiquetas
Comentarios