Zaragoza
Suscríbete

El pacto de izquierdas para invertir 2,4 millones recrudece el enfrentamiento entre PP y PSOE

Azcón desvela que Pérez Anadón pidió eliminar barreras arquitectónicas para perjudicar a ZEC al obligarle a cortar carriles de tráfico, y los socialistas lo niegan.El remanente se destinará a luminarias, placas solares y mejoras en el Casco.

Pérez Anadón –izquierda– se dirige a Sara Fernández en presencia de Jorge Azcón.
Pérez Anadón –izquierda– se dirige a Sara Fernández en presencia de Jorge Azcón.
José Miguel Marco

PP y PSOE consiguieron ayer elevar un punto más la tensión que preside su relación en el Ayuntamiento de un tiempo a esta parte. En el pleno del pasado viernes ambos partidos se enzarzaron en una dura discusión a costa de la reprobación del presidente de Aragón, Javier Lambán, que los populares lograron sacar adelante con la abstención de ZEC y Ciudadanos. Ayer, la sesión plenaria tuvo un segundo ‘round’ plagado de palabras gruesas –"sinvergüenza", "pagafantas", "muy espabilado no es usted" o "inepto"– e incluso de revelaciones de conversaciones privadas en negociaciones que ha habido entre ambos.

El pleno votaba ayer el destino de 2,4 millones de euros del remanente de tesorería del año pasado. En mayo, en plena tormenta por la crisis de las sociedades municipales, toda la oposición (PP, PSOE, Ciudadanos y CHA) pactó el destino de esta cantidad, que se emplearían en comprar autobuses eléctricos. Sin embargo, el gobierno retiró el expediente por considerar que se trataba de una iniciativa "ilegal", ya que estos fondos, supuestamente, no podían emplearse en inversiones de este tipo.

Así, el pleno debía decidir ayer en qué se empleaban estos 2,4 millones. El PP llevaba su propuesta –que incluía un plan de poda para el arbolado–, pero ZEC, PSOE y CHA negociaron y pactaron durante el fin de semana el destino final del remanente: 1,2 millones para eficiencia energética (cambio de luminarias), 600.000 euros más para eliminar barreras arquitectónicas, 400.000 euros para mejoras urbanísticas en el Casco Histórico y 200.000 euros para colocar placas solares en edificios municipales.

El ‘cambio de bando’ de los socialistas fue interpretado por el PP como una traición. El concejal del PSOE Javier Trívez dijo que la compra de buses eléctricos que pactó con el resto de la oposición fue "una propuesta mal meditada" y "un lío en el que nos mete el PP". Y opinó que el nuevo acuerdo de la izquierda es "interesante para la ciudad".

"Hay que tener poca vergüenza y cara dura", respondió el portavoz del PP, Jorge Azcón. Su intervención desató las hostilidades, especialmente cuando reveló el motivo por el que, supuestamente, el PSOE incluyó 1,6 millones de euros para eliminar barreras arquitectónicas en la anterior negociación: "Dijeron que a 60.000 euros por cada rebaje de bordillo, eran muchas obras en las que habría que cortar un carril de tráfico, por lo que los ciudadanos estarían ‘encantados’ –con el gobierno–".

Trívez lo negó: "Es absolutamente mentira". "Es un mal perdedor y ha pasado reglas no escritas, ya que habla de cosas que se dicen en un proceso negociador y encima miente", añadió. Y pasó al ataque: "Fue usted el que dijo que había que hacer cosas que fueran imposibles de hacer".

PP y PSOE también se echaron en cara su postura sobre la compra de autobuses eléctricos, ideada por los populares y puesta en duda por motivos de legalidad. "La justificó con un informe jurídico que nunca nos enseñó y que iba sin firmar", acusó Trívez. "Nos dijeron en una conversación privada lo bien planteada que estaba la propuesta", respondió Azcón.

La portavoz de Ciudadanos, Sara Fernández, dijo que su partido "respeta el acuerdo" que firmó toda la oposición, y dijo que era una cuestión de "palabra y compromisos". "Los acuerdos hay que cumplirlos, Aragón es tierra de pactos", señaló la portavoz de la formación naranja, quien dudó de que estas partidas se acaben ejecutando.

"Para hacer perder el tiempo"

El gobierno, mientras tanto, asistía a esta discusión "flipado", en palabras del concejal de Economía, Fernando Rivarés. "Hacen conscientemente una propuesta ilegal, con proyectos no viables para que perdiéramos el tiempo", acusó el edil de ZEC. "Esto desvela mucho de su estrategia, había una estrategia de tres grupos para bloquear la ciudad", añadió su compañero Pablo Muñoz. El gobierno, de momento, no concretó a qué se van a destinar exactamente estas inversiones, que deben estar licitadas antes de final de año y ejecutadas antes del mes de mayo del año que viene.

Por su parte, Carmelo Asensio, portavoz de CHA, coincidió en la "inviabilidad" de la compra de autobuses eléctricos. "Lo sabían perfectamente", acusó al PP. Además, defendió su aportación de invertir en placas fotovoltaicas y de invertir en el entorno del campo de fútbol de La Romareda. "Es un acuerdo viable para hacer en pocos meses", concluyó.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión