Zaragoza

Las aceras levantadas, los solares vacíos y los camiones de reparto preocupan en Torrero

La Asociación de Vecinos Venecia-Montes de Torrero reclama que mejore el mantenimiento de las parcelas y propone la colocación de bolardos para que los vehículos dejen de subirse a las aceras.

Bolardos en Torrero
Bolardos en Torrero
AVV Montes de Torrero-Venecia

El estado que presentan algunas aceras del barrio, la falta de mantenimiento de los solares vacíos y los problemas que ocasionan los camiones y furgonetas de reparto son algunos de los asuntos que en estos momentos preocupan a los vecinos de Torrero. Así lo han manifestado desde la Asociación Vecinal Montes de Torrero-Venecia, que aseguran que trasladarán estas inquietudes a la Comisión de Urbanismo del Distrito para tratar de darles una solución.

“En bastantes calles del barrio hay problemas con las aceras y la calle Granada es una de ellas”, apunta Joaquín Salvador, de la agrupación vecinal. En esta vía perpendicular a Fray Julián Garcés, los adoquines levantados se acumulan junto a las paredes de las casas dejando al descubierto el cemento que los sujetaba. Fue un propio vecino el que dio el aviso y envió las imágenes a la asociación el pasado mes de septiembre, aunque aseguran que desde entonces el problema ha empeorado y afecta a un tramo de cerca de diez metros, entre los números 10 y 14. “El vecino lo puso en conocimiento del 010 y el Ayuntamiento nos dijo que lo remitían al servicio responsable, pero de momento no ha habido ninguna actuación”, explica Salvador.

Acera de la calle Granada. (AVV Montes de Torrero-Venecia)

La situación preocupa porque las aceras de estas calles “son muy estrechas y con mucho obstáculo”, lo que puede llegar a ocasionar problemas a las personas mayores o a quienes tiene que desplazarse en silla de ruedas o llevar carritos de bebé. “También lo llevamos a la Comisión de Urbanismo para ver si se puede arreglar con alguna de sus partidas, pero todavía no sabemos qué va a pasar”, apunta Salvador.

No obstante, el problema no solo se da en las aceras. En algunos puntos como la avenida de América, a la altura del número 61, la calzada también se ha levantado y cuando llueve se crean bolsas de agua que los autobuses y el resto de vehículos salpican hacia los comercios más cercanos.

Otro de los asuntos sobre los que la asociación de vecinos ha alertado es el estado en el que se encuentran algunos solares del barrio, que llevan un tiempo siendo un foco de suciedad debido a la falta de limpieza y mantenimiento. Es lo que ocurre, por ejemplo, en los situados en la calle Parellada con la calle Lugo y con la calle Manresa. En el año 2016 se llevaron a cabo una serie de actuaciones para adecentar estos espacios y entre ellas se incluyó la colocación de mesas de pimpón. Desde hace unos días, una de ellas yace en el suelo rota y doblada. “Cuando las pusieron, tanto la AVV Montes de Torrero-Venecia como la Asociación de Vecinos La Paz comentamos que no veíamos la instalación de las mesas muy adecuada por el tráfico que hay en las calles de alrededor”, manifiesta Salvador. Y es que según explican desde la asociación, por las vías colindantes circulan muchos autobuses como el 31, el 23 o el C4 -algunos de ellos dobles- y se han producido algunas situaciones de peligro “porque como no hay vallas, la pelota en cualquier momento puede irse a la calzada”.

Estos espacios también son aprovechados por muchos para hacer botellón, por lo que es probable encontrar en ellos “casi de todo, desde botellas a cacerolas”. Salvador insiste en que desde que estos solares se arreglaron, la asociación está pidiendo que se mejore su mantenimiento y que se sustituyan los tableros de tenis de mesa por otros equipamientos como aparatos para que los mayores se ejerciten y hagan deporte.

Por último, desde la asociación vuelven poner de manifiesto las infracciones que cometen los camiones de reparto que paran en la calle Parellada y que ocasionan continuos problemas a los residentes. “Se suben encima de las aceras y casi imposibilitan la salida de las casas”, explica Salvador, que recuerda que ya denunciaron la situación en el año 2015.

Además de tratarse de una zona en la que está prohibido tanto parar como estacionar, los vehículos pesados contribuyen al desgaste y el deterioro de las aceras por las que transitan los peatones. Por ello, tras la primera denuncia, la asociación planteó la colocación de bolardos para evitar que los camiones se subieran a la acera, aunque el Ayuntamiento les comunicó que “era una actuación muy drástica”. Ahora han vuelto a proponer la instalación de estos elementos pero de plástico, flexibles y situados justo donde está la línea amarilla de la calzada.

“Será una de las cosas sobre las que volveremos a insistir en la Comisión que se celebrará el próximo día 8 de noviembre”, concluye Salvador.

Etiquetas
Comentarios