Despliega el menú
Zaragoza

La Escuela Vecinal de Parque Goya arranca de nuevo a la espera del centro cívico

Los vecinos intercambian sus conocimientos en la Casa del Barrio para enriquecer su oferta de actividades de manera totalmente autogestionada.

La Casa del barrio de Parque Goya, en una imagen de archivo.
La Casa del barrio de Parque Goya, en una imagen de archivo.
M. M.

Por tercer año consecutivo, la Escuela Vecinal de Conocimientos de Parque Goya ha vuelto a abrir sus puertas a vecinos y forasteros para comenzar con sus cursos basados en el voluntariado y la colaboración. Rock, costura o taichí son algunas de las clases que se imparten gracias al compromiso de los vecinos del barrio. “Se llevan a cabo en la Casa del Barrio, que es un espacio que creamos hace 4 o 5 años y que sirve como sede de la Asociación de Vecinos, como lugar de reunión social y, en su día, para denunciar la carencia de espacios de este tipo en Parque Goya”, explica Chesús Barrena, representante de la Asociación de Vecinos Parque Goya.

La clave de esta Escuela es la autogestión. Son los propios vecinos quienes ponen en marcha e impulsan las actividades para que otros puedan disfrutar de ellas, una iniciativa que ha tomado como ejemplo a la Universidad Ciudadana de Huesca, que también ofrece formación y cursillos impartidos por los propios oscenses. “El Ayuntamiento no dotaba al barrio de este tipo de actividades y los vecinos decidimos autogestionarnos para llevarlas a cabo”, cuenta Barrena.

“Cualquier persona que conozca una materia puede dar cursos sin coste alguno, porque al final, todos somos expertos en algo, especialmente en lo que nos gusta”, apunta el miembro de la agrupación vecinal. Las actividades de la escuela son abiertas a todo aquel que quiera participar, independientemente de que sea o no del barrio. No obstante, algunas actividades de pago tienen un precio para socios y otro para no socios. “Antes de comenzar cualquier curso o actividad damos una pequeña explicación de cómo funciona y animamos a cualquiera de los asistentes a participar si tienen algo que ofrecer. Es una espiral de actividades, una acaba llevando a otra”, apunta Barrena, que reconoce que tras estos años, la Escuela Vecinal “va dando sus frutos”.

Dentro de la Escuela Vecinal también se enmarca el proyecto Goya Kids –anteriormente Goya Bebé, pero los más pequeños han ido creciendo- y el Centro de tiempo libre vecinal El Globo. “Tenemos una ludoteca pero no existe nada para los niños de entre seis y doce años. Cubrimos esa carencia con un día a la semana de tiempo libre”, explica Barrena.

“Este tipo de proyectos son muy enriquecedores. El problema a veces es la gestión, porque tiene que haber unos horarios y unos materiales disponibles, y de todo esto se encarga la asociación”, asegura el representante.

El centro cívico sigue siendo el principal objetivo

Y es que la construcción de un centro cívico en Parque Goya es una de las reivindicaciones más antiguas del barrio. Su puesta en marcha aumentaría la oferta cultural y social de la zona y liberaría a la asociación de una importante carga de trabajo. “Llevamos mucho tiempo trabajando en esta línea colaborativa y el Ayuntamiento lo va reconociendo”, explica Barrena, un esfuerzo que allana el camino para el futuro centro cívico del barrio, que es ya una verdadera necesidad. Y aunque desde la asociación Parque Goya son optimistas con respecto al nuevo espacio, aseguran que no es momento de relajarse. “Este año conseguimos el compromiso en firme del Ayuntamiento y hace un par de meses, antes de verano, concluyó el proceso participativo para terminar de diseñarlo”.

En estos momentos, Urbanismo está preparando la documentación necesaria para la licitación de la redacción del proyecto, según informan desde la asociación. Dicha redacción tiene que adjudicarse antes de que finalice el año, ya que para ello hay una subvención municipal de 100.000 euros con partida de 2018. La ejecución de las obras está prevista para los años 2019 y 2020, año en el que los vecinos aspiran a poder estrenar el centro. “Estamos en plazo y es un tema que no genera discusión, pero no nos podemos relajar, pero estamos en la buena línea”, aseguran desde la asociación.

Para Barrena, las dos principales carencias del barrio se encuentran en el ámbito cultural-social y en el deportivo, aunque por ahora, lo que prima es la consecución del centro cívico. “Estamos trabajando también en el tema deportivo pero no podemos centrarnos en todo a la vez”, explica. No obstante, desde la asociación recalcan el papel del consistorio zaragozano, “que ha sabido ver las necesidades del barrio e invierte en actividades culturales”. Un ejemplo es el programa ‘A la fresca’, que desde hace dos veranos se celebra también en este barrio norteño.

“Esta inercia de actividades, tanto impulsadas por la asociación como por el Ayuntamiento, es muy importante de cara al funcionamiento del futuro centro cívico, porque la gente ya estará acostumbrada a esta dinámica”, concluye Barrena.

Etiquetas
Comentarios