Despliega el menú
Zaragoza

ZEC desmantela la UAPO sin apoyo político y desoye el rechazo social, empresarial y policial

Sus 111 agentes, contrarios al cambio, se integrarán en una nueva unidad de prevención. Giner defiende un "nuevo modelo"  y achaca las críticas a "intereses electorales".

Elena Giner, durante la comparecencia de prensa en la que anunció la reforma de la UAPO
Elena Giner, durante la comparecencia de prensa en la que anunció la reforma de la UAPO
Guillermo Mestre

El gobierno de ZEC en el Ayuntamiento de Zaragoza cumplió este miércoles su promesa electoral de desmantelar la Unidad de Apoyo Operativo (UAPO) de la Policía Local. La concejal delegada, Elena Giner, aprobó la reestructuración por la que, doce años después de su puesta en marcha, desaparecerán estas siglas. Sus 111 agentes serán despojados del uniforme específico que utilizaban para su labor –ahora pasarán a llevar el del resto de la plantilla– y modificarán las funciones que desempeñaban para integrarse en una unidad de nueva creación, la de Refuerzo Flexible (URF), que se dedicará a la prevención.

La medida, que se ha hecho pública tras las Fiestas del Pilar –en las que es fundamental el papel de estos agentes– y a solo siete meses de las próximas elecciones, cuenta con el rechazo del resto de partidos políticos del Consistorio zaragozano, así como de numerosas entidades vecinales, empresariales y sindicales que estas semanas han mostrado su apoyo a la UAPO. Incluso el 100% de los policías que forman la unidad firmaron un comunicado en contra de la decisión de Elena Giner.

La edil, que ha buscado estos tres años y medio de mandato cómo disolver la unidad para satisfacer a las bases de ZEC sin que se viera alterada en la práctica la seguridad en la ciudad, ha optado por un cambio estético y funcional más que operativo. Es decir, se despoja a estos agentes del aspecto de antidisturbios y priorizarán labores de prevención frente a las de intervención, pero manteniendo su disponibilidad para que los mandos puedan cubrir la acusada carencia de efectivos en la plantilla.

Reunión con los afectados

Por ello, Giner explicó que los agentes afectados mantendrán en la URF la misma estructura, plantilla, calendario y condiciones laborales. Además, achacó los apoyos recibidos por la UAPO en las últimas semanas a "intereses políticos, electorales o de otra índole que buscan generar confrontación y arrinconar al gobierno de ZEC". En cuanto a la oposición de los propios agentes, la edil se reunirá con ellos la semana que viene, previsiblemente el martes, para explicarles en primera persona los cambios que, dijo, buscan "un nuevo modelo policial de proximidad y prevención".

En este sentido, la concejal delegada se mostró legitimada para poner en marcha esta y otras medidas de reestructuración policial tras haber firmado la pasada primavera un preacuerdo con cuatro sindicatos. Sin embargo, dos de ellos, CSIF y STAZ, se desmarcaron de la decisión del gobierno de ZEC, que se quedó con el único apoyo de CC. OO. y CSL. Por su parte, UGT también criticó los cambios en la UAPO.

En cuanto al futuro de la nueva Unidad de Refuerzo Flexible, Giner descartó que tenga intención de reducir su número de efectivos y no avanzó novedades sobre un posible repintado de las furgonetas que hasta ahora usaba la UAPO. Respecto al cambio de uniforme, el gobierno municipal ya anunció su compra para despojar a los agentes de la estética antidisturbios. El proceso supondrán un desembolso para las arcas públicas de 28.000 euros en nuevas prendas y de hasta 145.000 si se incluye la renovación total del vestuario.

De 5 a 3 sectores

Por otro lado, el gobierno de Zaragoza también aprobó un cambio organizativo en la distribución de la capital aragonesa por sectores, que pasarán de ser cinco a tres, con el objetivo de mejorar la eficacia ante la carencia de efectivos en el Cuerpo. En concreto, se busca minimizar las afecciones por la falta de mandos intermedios hasta que se vayan reponiendo las más de doscientas plazas vacantes que sufre la plantilla de la Policía Local en la actualidad.

Tras los pasos de Colau y Carmena

La decisión del gobierno de ZEC en el Ayuntamiento de Zaragoza de reformar la UAPO de la Policía Local no responde solo a una promesa electoral, sino que es una constante en las autodenominadas ciudades del cambio, gobernadas por coaliciones ligadas a Podemos. De hecho, ayer mismo, coincidiendo con el anuncio de la concejal Elena Giner de cambiar esta unidad por otra de Refuerzo Flexible, se vivía en el Ayuntamiento de Barcelona un debate similar.

En este caso, todos los grupos de la oposición de la ciudad condal salvo la CUP pidieron a la alcaldesa Ada Colau que no desmantelara la Unidad de Apoyo Policial (USP por sus siglas en catalán) –similar a la UAPO–, que se encuentra en proceso de conversión en la nueva Unidad de Refuerzo a la Proximidad y las Emergencias (URPE).

Por su parte, su homóloga en Madrid, Manuela Carmena, también actuó contra sus agentes antidisturbios. En concreto, se disolvieron las dos Unidades Centrales de Seguridad y, al igual que en la capital aragonesa, se despojó a los policías de sus uniformes específicos para pasar a utilizar el normal.

Etiquetas
Comentarios