Despliega el menú
Zaragoza

Los conductores del tranvía terminan ocho días de huelga sin visos de acuerdo con la empresa

La última jornada de paros parciales ha tenido frecuencias de paso irregulares y una alta ocupación, sobre todo por la tarde.

La parada de Gran Vía ha estado hasta los topes durante toda la tarde de este sábado por la afluencia a los espacios festivos.
La parada de Gran Vía ha estado hasta los topes durante toda la tarde de este sábado por la afluencia a los espacios festivos.
Aránzazu Navarro

Los conductores de los tranvías de la capital aragonesa han concluido este sábado ocho jornadas de huelga sin que se vislumbren por el momento muchas opciones de acuerdo en un futuro. Durante todos los días de paros parciales, los contactos entre la empresa, Tranvías Urbanos de Zaragoza, y trabajadores han permanecido en suspenso y de momento no está previsto que se vayan a retomar las reuniones en fechas próximas.

Las movilizaciones comenzaron el 5 de octubre, víspera del pregón, después de que el día anterior el Sindicato Ferroviario, convocante de la huelga, decidiera levantarse de la mesa de negociación. La huelga se desarrolló en los tramos de 11.00 a 14.30 y de 18.30 a 22.00 todos los días de las Fiestas del Pilar, con la excepción del día 12, en que no hubo paros.

Este sábado, la jornada en el eje tranviario ha estado marcada por la irregularidad en las frecuencias, tanto por la huelga como por la necesidad de circular en bucle ante los dos principales actos festivos de la jornada, la Ofrenda de Frutos y el Rosario de Cristal. Esto ha hecho que muchos usuarios evitaran el tranvía y optaran por coger el autobús o cualquier otro medio de transporte.

Pese a todo, tampoco ha habido esperas desproporcionadas, aunque a veces se han acumulado varios tranvías en un periodo corto de tiempo, mientras que en otros ha habido que aguardar el siguiente convoy entre 10 y 11 minutos, cuando la frecuencia establecida era de siete minutos y medio por la tarde. Estas descompensaciones se han producido sobre todo en las fases iniciales de los tramos de huelga.

Los tranvías han circulado hasta los topes en algunos momentos de la jornada festiva, sobre todo a media mañana, por todos los zaragozanos que se acercaban a la Ofrenda de Frutos. También por la tarde ha habido momentos de una ocupación muy elevada, por la afluencia de ciudadanos al centro y al ferial de Valdespartera.

"Es que no cabe nadie, es muy peligroso", ha dicho Juana María Pueyo con cierto agobio en la parada de Gran Vía. No obstante, los equipos de seguridad privada y los inspectores del tranvía han trabajado concienzudamente en la organización de los accesos a los convoyes para que no hubiera incidencias notables. El mayor tránsito se ha producido en Murallas Romanas y en Gran Vía, estaciones término en los momento de circulación en bucle.

Seguimiento de los paros

Fuentes de la empresa han indicado que el seguimiento de los paros estaba siendo bajo, por lo que ha habido más circulaciones de las previstas en los servicios mínimos, "lo que está permitiendo dar un mejor servicio al usuario". En el tramo matutino han secundado la huelga un 38% de los trabajadores y por la tarde, un 64%, según Tranvías Urbanos de Zaragoza. "La plantilla ha decidido voluntariamente no secundar la huelga. No ha querido apoyar este chantaje del Sindicato Ferroviario", han afirmado fuentes de la empresa.

Después de que este diario haya tratado de contactar con el Sindicato Ferroviario durante toda la jornada para que pudiera dar su versión, su portavoz, Pilar Fuertes, ha enviado un mensaje en el que ha señalado que "el seguimiento ha sido total por parte de los trabajadores fijos". "El boicot de la empresa con la complicidad de las instituciones no ha desanimado a nadie. Seguiremos protestando y denunciando", decía el mensaje.

La cuestión del seguimiento es controvertida, dado que el Sindicato Ferroviario acusa a la empresa de hacer "boicot" a la huelga por la contratación "masiva" de eventuales. Por este motivo ha acudido a la Inspección de Trabajo. La empresa ha subrayado que la contratación de personal es previa a la huelga y obedece a que durante las fiestas el tranvía circula 24 horas. Ha destacado que se han respetado los servicios mínimos.

Sin fecha para negociar

La duda ahora es si tras la huelga volverán las conversaciones entre empresa y trabajadores. "Siempre estaremos abiertos a dialogar. Hay que retomar la normalidad y el trato con el comité de empresa, no con el Sindicato Ferroviario, que ha hecho un chantaje de forma unilateral", han insistido fuentes de la compañía. Han indicado que las reclamaciones planteadas por los trabajadores, vinculadas sobre todo al calendario laboral, "exceden lo previsto en el convenio colectivo". Los representantes de los trabajadores no han avanzado cuáles serán sus siguientes pasos tras la huelga.

Etiquetas
Comentarios