Despliega el menú
Zaragoza

Angelines Benedí: "Es un orgullo que la Virgen del Pilar luzca la Cruz de Lorena"

Angelines Benedi aún recuerda con mucha emoción la vez que le tocó portar la Cruz de Lorena, símbolo mundial de la lucha antituberculosa y confeccionada con claveles rojos, que se engarza en el manto de la Virgen del Pilar durante la Ofrenda de Flores.

Angelines Benedi, vestida de baturra y con un ramo de claveles rojos, las mismas flores con las que se confecciona la Cruz de Lorena.
Angelines Benedi, vestida de baturra y con un ramo de claveles rojos, las mismas flores con las que se confecciona la Cruz de Lorena.
Oliver Duch

Para Angelines Benedi las Fiestas del Pilar significan ante todo "convivencia y alegría". Días de poder estar más con la familia, de reunirse con allegados que viven fuera, de disfrutar de la calle y de bajar a ver a la Virgen del Pilar, de la que es una gran devota. Una devoción que se acentuó cuando empezó a trabajar en el Hospital Royo Villanova de Zaragoza y comprobó la fe que los enfermos depositaban en ella al besar la Cruz de Lorena, símbolo mundial de la lucha antituberculosa desde octubre de 1902. "Por aquel entonces incluso se pasaba la cruz, una vez bendecida, por las habitaciones de los pacientes que no podían acudir a misa. Esa fe te motiva a ti", dice.

De doble barra y confeccionada con 200 claveles rojos, la famosa Cruz de Lorena se engarza en el manto de la Virgen –que previamente ha sido tejido con claveles y gladiolos blancos– en la Ofrenda de Flores del Día del Pilar. El 12 de octubre de 1960 fue la fecha en la que se realizó la primera ofrenda, cuando el actual hospital general de la Margen Izquierda era un centro monográfico para el tratamiento de los enfermos afectados por patologías del tórax. En aquellos años, era la reina de las fiestas la que subía a buscar la cruz debido a que los pacientes ingresados no podían desplazarse hasta la plaza del Pilar.

Eso fue así hasta que desapareció la figura de la reina de las fiestas en 1979. A partir de entonces fueron los propios usuarios los que hacían la ofrenda.

Desde 2005, es la Asociación Cruz de Lorena, formada por personal del Royo Villanova, familiares y amigos, quien se encarga de que esta tradición perdure en el tiempo. Precisamente fue Angelines Benedi una de las seis personas fundadoras de dicha asociación junto con los doctores Antonio Estévez y Antonio Caballero, Ángeles Martínez, Nieves Sanz y Mari García.

Por aquel año, Benedi ya había dejado su empleo de limpiadora en el centro hospitalario tras caer enferma y verse obligada a una jubilación anticipada. "Trabajé en el Royo Villanova de 1981 a 1996. En el 95 tuve una grave enfermedad y todavía me llenó más la Virgen del Pilar. Me amparaba más en ella. Y aunque estoy jubilada, continúo teniendo el mismo trato con el personal del hospital", comenta.

Mucho antes de que se constituyera la asociación, ya salía en la Ofrenda de Flores y aún recuerda con emoción el día que le tocó por sorteo portar a ella la Cruz de Lorena, abriendo la comitiva. "El que no la ha llevado no sabe lo que se puede sentir. Al llegar al final de la calle Alfonso ya no sabes lo que llevas entre las manos. La sensación que tienes no se puede explicar. Cuando te la van a quitar para dársela a la Virgen del Pilar, la entregas con muchísima alegría y emoción. Es un orgullo que la Virgen luzca la Cruz de Lorena, que simboliza la cruz de los enfermos", señala.

Esa fue la primera y última vez que la portó, ya que no está permitido repetir. Además, ahora la persona encargada de llevarla hasta la plaza del Pilar es elegida por antigüedad dentro de la asociación, formada por 300 miembros. "El tope son 300 por orden del Ayuntamiento de Zaragoza por el tema de capacidad en la ofrenda. Este año es una mujer la encargada de transportarla. Antes de crear la asociación, la elección se hacía por sorteo y de 1990 a 1998, lo que el sacerdote del Royo Villanova decidía", asegura.

Hace cuatro años que no baja a la Ofrenda, pero no faltará hoy como cada 12 de octubre a la misa que se celebra a las 8.00 en la capilla del hospital, desde donde sale la Cruz de Lorena una vez bendecida. Después, el grupo se reunirá en el puente de Piedra para dirigirse a la plaza de Sas. La comitiva arrancará a las 9.45 y sobre las 10.15 la Virgen ya lucirá en su manto la cruz de claveles rojos. Junto a sus nietas, Benedi acudirá por la tarde al Pilar para sentir incluso más emoción si cabe que por la mañana "al verla puesta en la Virgen".

Volver al suplemento extraordinario del Día del Pilar

Etiquetas
Comentarios