Despliega el menú
Zaragoza

"Tenemos solo un colegio que se ha quedado pequeño"

Jorge Monge y Ángela Martínez se instalaron en la urbanización de Parque Venecia en junio de 2015 y ahora esperan a su primer hijo.

Jorge y Ángela, acompañados por su perro Máximo, en su vivienda de Parque Venecia
Jorge y Ángela, acompañados por su perro Máximo, en su vivienda de Parque Venecia
Oliver Duch

Se instalaron en el barrio en junio de 2015. Hacían un año de casados la primera noche que pasaron en su nuevo hogar. Ángela Martínez, de 30 años, Jorge Monge, de 34, y Máximo, un simpático border collie, están encantados en su vivienda del barrio de Parque Venecia, una de las urbanizaciones más jóvenes de Zaragoza y en constante crecimiento. Y pronto ampliarán familia: en noviembre está prevista la llegada de Mateo, su primer hijo.

Los dos están muy contentos con la elección de este lugar de residencia. Es más, dicen que si en algún momento tuvieran que cambiar de casa optarían por otra vivienda del barrio. "En un principio dudamos entre Arcosur y Parque Venecia. Pero esta zona nos gustaba más, porque el desarrollo era a corto plazo", explica Jorge, que es transportista autónomo y que por las tardes estudia ingeniería. "Hay mucha tranquilidad y no tenemos mucho tráfico", comenta.

Ángela dice que le gustan las amplias zonas verdes del barrio, "salir de casa, cruzar una calle y tener el Canal Imperial". "Hay poco tráfico y muchos parques. Y se sigue construyendo. Este barrio no para y la gente compra", afirma Ángela, que trabaja como administrativa.

Pero las ventajas de una urbanización nueva, dotada con amplias zonas verdes, quedan contrapesadas con el retraso con el que las administraciones públicas dotan de equipamientos estas zonas de expansión residencial. Y para un sector joven como Parque Venecia, la necesidad de infraestructuras educativas es lo más importante.

"Tenemos solo un colegio que se ha quedado pequeño y son 200 niños cada año", dice Jorge. Esta pareja recuerda que, pese a la gran cantidad de pequeños, no hay ninguna guardería pública. "Hay cuatro privadas y con lista de espera", comenta Ángela.

Pero el problema más importante es la escuela. "Supone mucha incertidumbre, porque un montón de niños tienen que buscar colegio en otro barrio. Y hay que intentar que no salga ninguno", afirma. Ángela opina que al menos debería construirse otro centro de Infantil. "Han abierto seis vías y ya no pueden abrir más. O se quedan los niños fuera o se colapsa el colegio y se pierde calidad", sostiene.

Pese a este inconveniente, no cambian su barrio por nada. "La gente es una maravilla", dice Jorge, que ya avanza que es posible que se anime a tener algún hijo más. "Es un barrio para formar una familia", concluye Ángela.

Etiquetas
Comentarios