Despliega el menú
Zaragoza

Azucena Gimeno, coodirectora de Caleidoscopio: "Los muñecos toman la calle"

La codirectora de Caleidoscopio explica las claves del menú infantil con personajes y animaciones.

Azucena Gimeno, amante de la literatura y el juego de palabras, en el Centro de Historias.
Azucena Gimeno, amante de la literatura y el juego de palabras, en el Centro de Historias.
Guillermo Mestre

Las fiestas del Pilar no se entenderían sin los grupos de animación, el teatro de calle y las marionetas. Dicho de otro modo: el Pilar no se entendería sin la programación del Parque Bruil para los más chicos y sin el Parque de las Marionetas, que coordinó durante varios años Adolfo Ayuso Roy. En realidad, por agregar algunos otros nombres imprescindibles, el Pilar infantil lo sería mucho menos sin la PAI, K de Calle, Teatro de Medianoche, Títeres de la tía Helena o Pingaliraina. Y, por supuesto, sin Caleidoscopio, la compañía fundada por Azucena Gimeno y Roberto Barra en 1984. En 1995, entró Vicente Martínez.

Empezaron a sumarse al menú para chicos en 1987, y coordinaron la programación a partir de 1990. Dice Azucena, enérgica y entusiasta: "Hacíamos grandes montajes con muñecos, con gigantes, cabezudos, máscaras… Creo que esa es nuestra aportación al Parque Bruil. Nos gustan muchas cosas: nos interesa mucho el teatro y el niño, intentamos que convivan en armonía. Pensamos en los pequeños y en sus ojos asombrados. A los muñecos siempre les administramos humor, teatro, vitalidad y fantasía".

Dice que hay un clima de cariño y de convivencia con las demás compañías, y que cada una sigue su estética. "Sí, claro. Es lógico. La nuestra sigue cosas de Marceau, de Els Comediants, de Bread & Puppet", explica.

Además han animado la Cabalgata y el Pregón con grandes personajes: ya puede ser el caballo Clavileño, don Quijote, Sancho y la barquita Palmidrina. En los últimos años también han estado ahí. "Tras una pausa, hemos vuelto en el 2016. Hicimos animaciones en torno al río Ebro y sus mitos; el año pasado trabajamos sobre el cierzo, y en 2018 nos hemos centrado en el universo femenino, en el mundo de la mujer, y hemos reivindicado no solo a mujeres famosas y pioneras, sino a la lingüista María Moliner, la editora Trinidad Ruiz-Marcellán, la cantante Eva Amaral, la actriz y directora teatral Cristina Yáñez, y unas cuantas más".

Azucena quiere dejar claras algunas cosas: "El Parque Bruil es un lugar de encuentro entre diversas artes, las compañías y los niños. Los muñecos toman la calle y la llenan de color y belleza, los espacios se transforman en lugar para la fiesta. Celebramos la alegría de estar vivos con una mirada lúdica y lúcida", señala.

Azucena subraya que en estos años se creó un ambiente muy especial de colaboración entre grupos, la concejalía de Festejos y las brigadas municipales. "Hemos trabajado codo con codo. Cuando hacías algo, se lo llevabas a Luis Salas y a su equipo… “¡Imposible, imposible!”, nos decía. Al final estaba todo hecho con primor, con generosidad y audacia. Creo que todos hemos aprendido y hemos crecido juntos", resume.

Etiquetas
Comentarios