Despliega el menú
Zaragoza

Lady Banana: "Las actuaciones callejeras contribuyen a un mejor ambiente"

Nerea y Alba marcan le penúltima hornada del rock zaragozano a golpe de batería, guitarra y voces. Que sea un grupo de dos chicas está dejando de ser noticia, afortunadamente. Es que son buenas.

Lady Banana, son Nerea y Alba
Lady Banana, son Nerea y Alba
Guillermo Mestre

En 2017, Nerea Bueno (guitarra, voz) y Alba Villarig (batería, coros) vivieron una pequeña vorágine en sus carreras artísticas. Lady Banana, su grupo desde 2015, obtuvo una victoria aplastante en el AmbarZMusic y protagonizó dos lanzamientos discográficos además de efectuar sus primeros bolos por otros puntos de España; este año ha seguido la expansión de lindes. Tras lidiar sin aspavientos con las resistencias que todavía existen a la hora de valorar un proyecto de rock exclusivamente femenino, vieron como poco a poco se dibujaba una ola con sitio para ellas en la cresta; no querían bajarse, y ahí siguen. Son buenas, saben transmitir sobre las tablas y trabajan a destajo para seguir creciendo en el arte.

Tras haber experimentado como ‘buskers’ –músicas callejeras– en el centro de Londres, con el rock y su infinita gama de grises como premisa, fueron dando puntadas a un sonido propio; en su caso, con trazas de protopunk, la onda ‘riot’ de los 80 y el desgarro de los años dorados del Seattle ‘grunge’. A estas alturas tienen dos epés editados, ‘Busking Problems’ y ‘Balance’, y graban estos días un nuevo disco en el Laboratorio Audiovisual del Centro de Historias que, si todo sale según lo previsto, verá la luz a principios del año próximo.

Lady Banana actúa hoy a las 20.00 en la plaza del Justicia, junto a Dewolff. Desde el escenario, las Fiestas del Pilar ofrecen una perspectiva distinta, pero Alba –que ejerce de portavoz en esta tesitura– también tiene recuerdos vívidos y escenas favoritas como ciudadana de a pie. «Aunque esta claro que en fiestas se pone un poco difícil, me gusta mucho el Tubo y pasear por el centro, pero para huir del agobio acabo yendo casi siempre por La Magdalena y el Parque Bruil. No soy tanto de grandes espacios para los conciertos, prefiero las salas o las plazas, porque además suelen encontrarse cosas un poco más afines a mis gustos musicales».

La juventud de ambas (aún ven los treinta muy de lejos) hace que no atesoren recuerdos muy antiguos de sus fiestas, pero Alba se reafirma en su gusto por la oferta callejera de espectáculos. «De pequeña me recorría las plazas con los conciertos gratuitos, y solía simultanear más de uno cada noche, iba cambiando de plaza. La del Justicia y la de San Bruno me gustan especialmente, también Las Armas; en la plaza del Pilar quizá ya hay demasiada gente para mí, pero también es interesante. También el Parque Grande, me gustan mucho los espectáculos de luz y sonido que se hacen allí. Este año me hubiera gustado ver en el programa a Bala, un dúo de Galicia que forman Anxela y Violeta, porque creo que Violeta es una batería alucinante». Las Bala estuvieron aquí en el Two Shots 2016 y el año pasado compartieron cartel con Lady Banana en la López.

Alba revela una pulsión infantil apta para todos los públicos. «Me encanta desde cría recorrer el paseo de la Independencia cuando se hace peatonal y parar en los corros a ver a cualquier artista que esté haciendo lo suyo, desde bailarines a magos o músicos. Me encanta ver cómo disfruta la gente, las sonrisas de los peques... creo que las actuaciones callejeras contribuye a que en la ciudad haya mejor ambiente. ¿Que si aún me compro globos? A mí me gustaban los de caballitos, más que los de Bob Esponja».

El día del pregón, la batería de Lady Banana es de costumbres fijas, si sus obligaciones se lo permiten. «Ese día nos juntamos el gran grupo, todos los amigos con los que no te ves durante el año. No perdonamos las cañas y el ‘Canto a la libertad’ de Labordeta. Mi familia no es muy de tradiciones, no nos vestimos de baturros, pero me encanta pasear y verlo todo. Me encanta traer a gente de fuera y presumir de fiestas, me enorgullecen; la programación es tremenda, ¡no acaba nunca! Nuestra ciudad tiene mucha energía».

Volver al suplemento extraordinario del Día del Pilar

Etiquetas
Comentarios