Zaragoza
Suscríbete por 1€

“Necesitamos una actuación de choque para salvar la calle Ramón Pignatelli”

El colectivo ‘Calles dignas’ ha alertado de la presencia de ratas y chinches en el mobiliario abandonado y reclama una mayor presencia policial en la zona.

Basura en la calle Pignatelli
Basura en la calle Pignatelli
L. R.

Son vías situadas en pleno centro de la ciudad, pero nadie lo diría por su aspecto. La basura se acumula en cada rincón y el mobiliario roto ha pasado a formar parte del paisaje habitual de la calle Pignatelli y otras de su entorno, como Mariano Cerezo, Agustina de Aragón, Zamoray y Miguel de Ara. La situación, que no es nueva pero se ha cronificado, ha puesto en pie de guerra a los vecinos, que reclaman mayores sanciones para los incívicos y la edificación de los solares vacíos.

Por este motivo, aunque llevan movilizándose desde el año 2015 por el deterioro de su entorno, hace unas semanas un grupo de ellos se constituyó en la plataforma ‘Calles dignas’, para luchar contra la falta de decoro y resolver los problemas de salubridad con los que conviven a diario. “Llevamos así 20 años, pero es verdad que la situación ha empeorado en los últimos ocho meses”, explica desde la agrupación,  que considera que “la calle ha estado muy dejada por los ayuntamientos”.

Para este grupo de vecinos, la degeneración de sus calles se debe al “abandono de edificios después de los desahucios por parte de los bancos, a los pisos sin rehabilitar que se alquilan en condiciones indignas por propietarios sin escrúpulos y a los solares cuyos propietarios no cumplen con la preceptiva limpieza”. Además, la situación ha llevado a que “apenas haya vecinos que se establezcan de forma permanente, ya que la mayoría son temporales, vienen y van”.

Son precisamente los espacios vacíos así como el andamio situado en el número 78 de Ramón Pignatelli algunos de los “puntos negros de amontonamiento”. Los vecinos denuncian que el andamio ocupa casi la mitad de la vía pública desde hace 15 años y ha sido el foco de algunos incendios debido a la fermentación de la basura.

Además, según este grupo de vecinos, las chinches y las ratas han decidido hacer de estas calles su guarida, por lo que los muebles no paran de acumularse en la vía pública. “La plaga ha provocado que, casi a diario, haya colchones y sofás en la calle con el riesgo de transmisión a los niños y también a las mascotas”, lamentan. Sillones y sillas, bolsas, tablas de madera, televisores viejos, zapatillas, palés y latas completan el variopinto abanico de objetos que en muchas ocasiones pueblan las aceras.

Menos multas y más servicios sociales

Tras las fiestas del Pilar, el colectivo mantendrá una reunión con el Intendente de la Policía Local de Zaragoza para reclamar una mayor presencia policial y más sanciones contra quienes no cumplan la ordenanza municipal de basuras y residuos. “No queremos que la cosa se quede en multas, sino también en trabajos sociales”, apuntan desde el colectivo. No obstante, reconocen que desde que comenzaron las fiestas y para su sorpresa, han notado una pequeña mejoría en el estado de la calle. “Siempre hemos repetido que no es una cuestión del servicio de limpieza, damos gracias a los basureros porque hacen más de lo que pueden” explican desde la entidad.

Los integrantes de ‘Calles dignas’ no están solos en su lucha, sino que cuentan con la colaboración y el asesoramiento del Plan Integral del Casco Histórico (PICH) y del servicio de mediación del Casco Histórico, gestionado por Amediar. Desde esta entidad aseguran estar en contacto con ellos “para llevar a cabo una campaña de sensibilización en la que se informe de los horarios para sacar la basura, el servicio del 010, la reducción de ruidos y la prevención de plagas”. La iniciativa ya está definida, pero todavía no se ha puesto en marcha.

Desde ‘Calles dignas’ apuntan también que “el actual Ayuntamiento se ha puesto las pilas”, pero consideran que necesitan “una actuación de choque para salvar la calle”. La reactivación del comercio de la zona es otra de las piezas clave para dignificar esta zona de la ciudad, pero admiten que es complicado si no hay gente dispuesta a gastar. “Es un círculo vicioso”, aseveran.

Hace tan solo unas semanas, la plataforma anunció su intención de colocar pancartas en la calle para exigir civismo y limpieza. Fue una propuesta de los vecinos con la que el PICH aceptó colaborar y que ya se está empezando a fraguar. “Las pancartas, que ya se están elaborando, están escritas en diferentes idiomas con la ayuda de los vecinos que proceden de otros lugares”, explica el colectivo, que ha manifestado que se reunirán cada dos meses para hacer balance y tratar de devolver a la calle Ramón Pignatelli y su entorno el esplendor que perdieron hace ya mucho tiempo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión