Despliega el menú
Zaragoza

"Se abalanzó sobre mí, me dio un puñetazo y me metió la mano debajo de las bragas"

La víctima de la agresión sexual de Las Delicias niega que ella y su novio hubieran quedado con el hombre que fue detenido, tal y como este sostuvo ante la juez.

Cinco minutos de parón en el concierto de Las Armas en repulsa a la agresión sexual del parque Delicias
Las Fiestas del Pilar pararon cinco minutos el domingo en repulsa a la denuncia de agresión sexual denunciada en el parque Delicias.
Guillermo Mestre

La mujer que en la madrugada del pasado domingo denunció haber sido víctima de una agresión sexual en el parque de Las Delicias afirma que su novio y ella no habían quedado previamente con el presunto agresor, tal y como sostuvo este durante su declaración ante la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Zaragoza, que decretó la libertad provisional del hombre a última hora del domingo.

Según explicó la denunciante a HERALDO, el sábado por la noche cenó con su novio y un amigo en un bar cercano al parque de Las Delicias. Después de cenar, la pareja se dirigió hacia su coche, que estaba aparcado en la calle de la Ciudadela, pero antes de subirse al vehículo el chico sintió la necesidad de orinar, por lo que juntos accedieron a la zona verde y se dirigieron hacia los baños portátiles que hay instalados en el parque.

Mientras el joven pasó a una de las cabinas, la chica se sentó a esperar en un pequeño murete de piedra cercano, según detalló ella misma. Apenas llevaba unos segundos sentada cuando vio pasar por delante de ella a un chico con la capucha puesta. "Acto seguido volvió sobre sus pasos y me dijo “Qué pasa contigo, puta” y acto seguido se abalanzó sobre mí y me propinó un puñetazo en la cara", explicó. "Me tiró al suelo hacia un lado y me metió la rodilla en las costillas y la mano por debajo del pantalón y las bragas. Yo empecé a gritar el nombre de mi novio para que saliera del baño", añadió.

Según el relato de la denunciante, su pareja llegó corriendo, cogió un palo de madera que había por los alrededores y golpeó en la cabeza al denunciado. "Lo hizo para quitármelo de encima, porque seguía encima de mí insultándome. “Puta” “zorra”… Estaba muy alterado", agregó.

"Él echó a correr"

Una vez separados, los dos hombres forcejearon y la mujer se puso en medio para separarlos. "Llamamos a la Policía, tanto yo como mi novio y él echó a correr", sostuvo. La pareja decidió ir tras el presunto agresor. "No le conocíamos y no queríamos perderle de vista para poder denunciarlo", abundó la mujer, que insistió en señalar que no había una quedada previa a la agresión, como el denunciado mantiene.

"Este individuo me envió unos mensajes por Instagram el 13 de septiembre diciéndome que mi novio le había pisado una firma. Me insultó. Yo le dije que mi novio no tenía nada que ver con eso y le bloqueé", explicó la denunciante. La mujer afirmó que relacionó los mensajes del mes pasado con su presunto agresor ayer mismo, cuando vio en la prensa que se decía que era grafitero, ya que hasta entonces no sabía que se trataba de él, puesto que no lo conocía en persona, solo por referencias.

Costillas hundidas y golpes

Una vez fuera del parque, y siempre mientras seguían al presunto agresor, vieron a varios agentes de la Policía Local frente a un establecimiento de la calle de la Ciudadela, situada a tan solo unos metros de una de las salidas del parque Delicias. "Él (por el denunciado) se dirigió hacia ellos diciéndole que le habíamos pegado, pero nosotros llegamos corriendo y explicamos lo sucedido. Le detuvieron al momento", afirmó la denunciante.

Una patrulla trasladó a la mujer hasta el hospital Nuestra Señora de Gracia (hospital Provincial) para que le atendieran de las lesiones que presentaba. El parte de la exploración refiere que tiene varias costillas hundidas y con fisuras y contusiones en la cara. Estas últimas lesiones no son más graves, según afirmó la víctima, porque llevaba una capucha puesta y la tela amortiguó los golpes. "Me pareció ver que llevaba algo metálico en las manos", añadió la mujer. La misma pareja de agentes que trasladó a la joven al Provincial la llevó posteriormente a la comisaría del Actur, donde interpuso una denuncia por agresión sexual.

La denunciante insiste en que su novio y ella no habían acordado verse con el denunciante. "Cuando él me escribió en septiembre fue de malos modos y para acusar a mi novio de que le había pisado una firma (en el argot de los grafitis, sobreescribir una pintada ya realizada). Yo le dije que eso no era posible, mi novio hace tiempo que ya no hace grafitis, y le bloqueé. No volví a saber nada más de él", señaló y añadió que no entiende cómo él ha podido mantener ante la jueza esa versión "falsa". Ahora tiene una orden que le impide acercarse a ella.

Ella sospecha que el presunto agresor pudo seguirles y aprovechar el momento en el que el chico fue al baño para atacarla, por los motivos que en su día le transmitió a través de las redes sociales.

Libertad provisional

Por su parte, el arrestado, que quedó en libertad provisional investigado por agresión sexual, declaró ante el juez que había quedado con ellos y que el varón le golpeó con un palo en la cabeza y le dio varios golpes más. Ese fue el motivo por el que se dirigió a la Policía Local. Para demostrar que conocía a la pareja (no personalmente, sino por las redes sociales), entregó a la juez su teléfono móvil para que leyera los mensajes que se había cruzado con la joven a través de Instagram. Por el momento no ha denunciado la agresión sufrida ya que, según su letrado, Joaquín María Celma, están esperando nuevas pruebas.

Etiquetas
Comentarios