Zaragoza

Siete voces por la igualdad y un futuro mejor

La pitada al alcalde precedió al discurso en clave feminista de las pregoneras, que simbolizaron a "la mujer anónima de Zaragoza".

El mensaje comprometido de 7 voces femeninas desata la fiesta en el pregón

Las Fiestas del Pilar de 2018 serán recordadas por todo lo que pase a partir de hoy pero, también, por ser las de los siete pregones. La elección de siete mujeres para el arranque de los festejos hizo que todas tomaran la palabra -cada una acabó arrimando el ascua a la sardina de su especialidad-, en un acto marcado, y de qué manera, por los silbidos al alcalde.

Había expectación por ver si la gestión de las fiestas le iba a pasar factura a Santisteve, y lo cierto es que una sonora pitada acompañó su brevísimo discurso desde que el primer edil asomó al balcón. "Nuestra ciudad es ejemplo de convivencia y hermandad. ¡Disfrutemos de un Pilar en igualdad, libre de violencias machistas!", dijo Santisteve, antes de los clásicos 'vivas' a las fiestas y a la Virgen.

Minutos antes de las 21.00 la plaza del Pilar lucía con menos gente que otros años y bastantes huecos entre el respetable. En cuanto las protagonistas aparecieron por el balcón, los presentes comenzaron a arremolinarse, a pesar de que chispeó levemente en los momentos previos al pregón. Fue la periodista Sagrario Saiz la primera en intervenir y quiso recordar a las mujeres que son "fuertes y poderosas", y las invitó a quitarse los complejos. "Atreveos a vivir intensamente", dijo. Saiz también tuvo palabras para los hombres, a quienes dedicó: "Os queremos, os necesitamos, y queremos ir de vuestra mano. Juntos, en igualdad, conseguiremos una sociedad mejor".

Las referencias a un futuro más justo y sin brechas de género fueron constantes en los argumentos de todas las pregoneras, pero una de ellas, la niña Iustina Iordachescu, de tan solo 12 años, fue la que se metió al público en el bolsillo con su alegato final. "Somos seres humanos, con los mismos derechos y sentimientos", dijo con rasmia la alcaldesa infantil. "Yo quiero que cuando sea mayor ya no tenga que hablar de acoso ni de miedo, quiero que seamos libres y tengamos las mismas oportunidades", concluyó la pequeña, pidiendo a toda la plaza que coreara con ella un grito por un futuro mejor.

En representación de las artistas habló la cantante cubana Ludmila Mercerón, quien -con permiso del súbito cierzo que se levantó en ese momento- afirmó que "las mujeres somos inspiración pero también somos creadoras". Así, reivindicó el talento de escritoras, actrices, bailarinas o cineastas y apuntó que su belleza está en su intelecto y su integridad. "Somos el sol naciente de la igualdad", sentenció Ludmila, a quien el próximo día 12 se podrá ver actuando junto al Cuarteto Guaracona en la plaza de San Bruno.

También tuvieron ayer protagonismo en el balcón consistorial la deportista Trinidad García -que pidió "premios y salarios similares" para los atletas independientemente de que sean hombres o mujeres-, así como María Jesús Lorente, en representación de las empresarias, que celebró que cientos de mujeres madruguen cada día para abrir sus negocios y las tildó de "heroínas anónimas, como las que guardamos en nuestra memoria" y que antaño defendieron a capa y espada la ciudad.

También hubo espacio para reivindicar el trabajo de las empleadas del hogar y las cuidadoras, y Carolina García destacó que su función es "fundamental para el sostenimiento de la vida". Tras su discurso gritó que su deseo pasa por "conseguir un mundo antimachista, antirracista y antipatriarcal", lo que fue muy celebrado por quienes ya vestían sus cachirulos en la plaza. La científica María Jesús Lázaro, por su parte, puso el acento en que "la ciencia y la investigación son los motores del progreso" y abogó por acabar con los desequilibrios en las plantillas entre hombres y mujeres.

A diferencia del año pasado, en el que la situación nacional hizo que algunos asistentes llevaran banderas autonómicas y españolas a la cita, el paisaje de ayer estaba prácticamente desnudo. Tan solo las peñas Los Marinos, El Brabán y Los Arqueros llevaron pancartas, y no de protesta. Los presidentes de las dos últimas, Miguel Ángel Pintado y Raúl Simón, coincidían en subrayar que no se habían coordinado para silbar al alcalde ("Nosotros, como peña, ni siquiera hemos tocado el tema, pero cada peñista hará lo que considere oportuno", decían), mientras que varios colectivos de los integrados en Interpeñas prefirieron ni siquiera acercarse al pregón para que sus protestas no restaran protagonismo al discurso feminista.

La noche, como es habitual, quedó enmarcada entre dos intensos momentos musicales. Antes de los discursos sonó el 'Canto a la libertad' de Labordeta y, después del cohete se iniciaron los conciertos en el escenario de la fuente de Goya. La encargada anoche de abrir el fuego cuando ya comenzaba a refrescar fue la cantante Chenoa, que apareció en escena vestida de rojo, con un cachirulo, deseando buenas fiestas y jaleando a sus fans.

Consulta el programa de las Fiestas del Pilar en HERALDO OCIO

Etiquetas
Comentarios