Despliega el menú
Zaragoza

La Policía detiene al fugado Ortiz Perea en la intermodal a punto de coger un bus a Valencia

El peligroso atracador de bancos llevaba la misma ropa que cuando huyó de Zuera el 29 de agosto. Portaba documentación falsa y aseguró que ha estado viviendo en descampados de Torrero

Benito Ortiz Perea ha sido sorprendido por la Policía en la estación de autobuses de Zaragoza
Benito Ortiz Perea ha sido sorprendido por la Policía en la estación de autobuses de Zaragoza
CPN

Un mes y cuatro días. Ese es el tiempo que ha costado localizar y detener a Benito Ortiz Perea (61 años), el peligroso atracador de bancos fugado el pasado 29 de agosto de Zuera tras saltar de la ambulancia que lo trasladaba de madrugada desde el hospital Miguel Servet al centro penitenciario. La Policía Nacional sorprendió al huido este miércoles por la tarde en la estación intermodal de Zaragoza cuando se disponía a coger un autobús con destino a Valencia. Su aspecto y su forma de comportarse llamaron la atención de una de las patrullas que habitualmente vigilan la entrada y salida de viajeros. Y aunque Ortiz Perea se identificó en un primer momento con una documentación falsa, una vez en comisaría se confirmó que se trataba del histórico delincuente.

Según ha podido saber HERALDO, en el momento de su detención, el atracador llevaba puesta todavía la misma ropa -unos pantalones vaqueros, un jersey oscuro y unas zapatillas negras Reebook- que cuando huyó a la carrera de la cárcel de Zuera, saltando una valla de dos metros de altura solo cuatro días después de ser operado de una fístula. Ello hace pensar a la Policía que podría ser cierto lo que les contó: que desde el día de la fuga ha estado viviendo solo por varios descampados de los barrios de Torrero y La Paz.

Sorprende a los investigadores que un histórico con su experiencia tratara de escapar a través de una estación de autobuses, donde siempre hay vigilancia policial. Además, el delincuente tan solo portaba una bolsa de plástico a modo de hatillo con algunas ropas -que podría haber recogido de algún contenedor- y una pequeña cantidad de dinero. Sin embargo, fuentes consultadas por este diario aseguran que justo este lunes se estuvo batiendo la zona de Torrero y La Paz, lo que podría haber precipitado los planes de Benito Ortiz Perea.

Sobre el fugado pesaba una orden de busca y captura, por lo que una vez confirmada su identidad en la comisaría del Actur se decidió trasladarlo al juzgado de guardia, donde el titular del Juzgado de Instrucción número 11 decretó su envío al centro penitenciario de Zuera. Parece que las primeras horas las pasará en el módulo de ingresos, pero no se descarta que, tras lo sucedido, se le aplique algún protocolo de seguridad o aislamiento.

Lo primero que hizo la Guardia Civil desde que se produjo la fuga de Benito Ortiz Perea fue centrar la búsqueda en su entorno más próximo: familia y amigos. Sobre todo, porque parecía probable que el delincuente hubiera planificado la huida o incluso contado con algún tipo de colaboración. Las circunstancias en que fue localizado este miércoles el histórico atracador de los 80 pondrían ahora en duda esta hipótesis.

Por tierra y por aire

De lo que no hay duda es de que ni la Benemérita ni la Policía Nacional han escatimado esfuerzos a la hora de buscar al huido. La primera llegó a batir los montes de Zuera con motoristas del Seprona y la segunda hizo volar su helicóptero incluso de noche. No ha sido posible encontrar hasta ahora al delincuente, pero resulta fácil pensar que toda esta presión ha obligado al fugado a cambiar constantemente de emplazamiento. Y, finalmente, a intentar salir de Zaragoza rumbo a Valencia.

Lo cierto es que los investigadores tenían la certeza de que Ortiz Perea podía seguir oculto en Zaragoza, como así ha sido. Dada la tardanza en localizarlo y el hecho de que no hubiera contactado con sus allegados, les hizo incluso pensar que podría estar muerto. Por ello, hace solo unos días, estuvieron buscándolo por el entorno de la prisión de Zuera con perros especializados en la búsqueda de fallecidos.

Etiquetas
Comentarios