Despliega el menú
Zaragoza

La corrida concurso de ganaderías cierra la preferia

Chacón, Escribano y Moral lidiarán, con las particularidades de este festejo, seis ejemplares de distintos hierros

Toro de Prieto de la Cal a lidiar en la concurso.
Toro de Prieto de la Cal a lidiar en la concurso.

El primer ciclo de la temporada taurina zaragozana se cierra este domingo (18.00) con la tradicional corrida concurso de ganaderías. En el cartel figuran los hierros de Manuela Agustina López Flores, Tomás Prieto de la Cal, José Benítez Cubero, Peñajara de Casta Jijona, San Martín y Pedraza de Yeltes. La terna encargada de lidiar los seis astados estará formada por el gaditano Octavio Chacón y los sevillanos Manuel Escribano y Pepe Moral. El primero de ellos, torero revelación de la temporada, debuta en Zaragoza como matador, mientras que sus compañeros ya cuentan con experiencia en esta plaza y, más concretamente, en la lidia de festejos de estas características.

En abril de 2016, justo después de haber indultado a Cobradiezmos de Victorino en Sevilla, Escribano arrancó la única oreja de una decepcionante corrida concurso en la que el premio al mejor toro quedó desierto. Un año antes, Pepe Moral se ganó el enfado de buena parte de los aficionados por anteponer su lucimiento al de su oponente. El de Los Palacios echó del concurso a un bravo toro de Parladé y hay quién se sigue preguntando cuál hubiese sido el desenlace de no cambiar el tercio tras el segundo puyazo.

Tanto Escribano como Moral, que se presentan en la Misericordia recién repuestos de graves cornadas sufridas en Belmonte (Cuenca) y Nimes (Francia), deberán afrontar el compromiso de esta tarde siguiendo el mismo patrón de los últimos años.

Bases

Al tratarse de una corrida concurso de ganaderías en la que se calibra, fundamentalmente, la bravura del toro, adquirirá especial importancia la suerte de varas. Por ello, se pintará en la contraquerencia -parte más enfrentada a la puerta de chiqueros- un sector con forma de cerradura que delimitará los terrenos. El picador se situará dentro de la zona sin rebasar la raya de los siete metros y, en la primera vara, el toro se deberá colocar más allá de los 13 metros.

Seguidamente, con el preceptivo permiso de la autoridad, el matador podrá ordenar al picador de tanda que transgreda la raya y realice la suerte donde estime oportuno, para, si fuera necesario, demostrar la máxima bravura del toro.

La dirección de la suerte de varas la llevará el ganadero correspondiente, que ocupará un lugar próximo al ruedo, y será imprescindible que todos los toros reciban tres puyazos. Si por su bravura el toro acudiera más veces al caballo, a partir del cuarto encuentro el picador podrá señalar el puyazo con una puya de tienta con cruceta, para no dar un castigo excesivo. Como es habitual, habrá premios para el mejor toro, el mejor picador y el mejor lidiador.

Las ganaderías y la lidia

Los toros saldrán al ruedo por orden de antigüedad de su hierro, no habiendo, por tanto, sorteo. Abrirá plaza Creyente, castaño oscuro de imponente trapío de la ganadería de Manuela Agustina López Flores, y cerrará la tarde un ejemplar de Pedraza de Yeltes. Entre tanto, se lidiará un Aguardentero de Tomás Prieto de la Cal, un Lleno de José Benítez Cubero, un Relojero de Peñajara de Casta Jijona y un Fregador del hierro mexicano de San Martín.

La lidia será dirigida y ejecutada por el matador correspondiente, que admitirá las sugerencias y opiniones del ganadero durante la misma. Por ello, el presidente del festejo deberá estar siempre pendiente de las indicaciones que ambos requieran.

Etiquetas
Comentarios