Despliega el menú
Zaragoza

“Vinieron a Zaragoza 12.500 gitanos de todo el mundo a honrar a la 'Manjarí' del Pilar"

Hace medio siglo que se celebró la Peregrinación Internacional de Gitanos a Zaragoza, un evento que reunió a miles de gitanos con el fin de rendir homenaje a la ‘Manjarí’ del Pilar (la Virgen).

Pascual Jiménez: “Vinieron a Zaragoza 12.500 gitanos de todo el mundo”
Pascual Jiménez: “Vinieron a Zaragoza 12.500 gitanos de todo el mundo”

“Esta es mi suegra”. Esas son las palabras de Pascual Jiménez cuando sostiene con sus manos una página de HERALDO DE ARAGÓN, de septiembre de 1968. Este zaragozano nacido hace 87 años en el Boterón reconoce a la señora que ilustra la noticia de la Peregrinación Internacional de Gitanos a Zaragoza de ese año, un multitudinario evento que él mismo ideó.

Aunque ha pasado medio siglo desde  aquel acontecimiento, Pascual Jiménez, “un gitano zaragozano de pro”, tal y como es calificado en la mencionada información, recuerda esos días con mucha emoción. “Vinieron a Zaragoza 12.500 gitanos de todo el mundo, hasta de América, que viajaron en avión”, relata ilusionado Jiménez. “Se llenaron todos los barrios de gitanos que vinieron en furgonetas, con carros de caballos o en burro, como podían”, añade.

“Todos nos juntamos al lado de la Seo e hicimos una procesión desde Torrero hasta el Pilar. Cuando el primero llegó a la basílica, el último salía de Torrero”, explica Pascual. El motivo de que se organizase en la capital aragonesa era rendir homenaje a la ‘Manjarí’ del Pilar, lo que significa Virgen en el dialecto caló. Esa devoción se unió con la condición y origen nómada de algunas familias gitanas. “La peregrinación ofrece la ocasión de realizar no sólo un acto de culto, sino también una intensa labor formativa a través de la convivencia, charlas y catequesis con que se llenan los días que dura”, se manifestaba en las páginas de HERALDO. En esas sesiones los gitanos de todo el mundo explicaron la situación que vivían en su lugar de residencia.

La de Zaragoza no fue la primera. Cinco años antes, en 1963, ya se había celebrado la peregrinación de Pomezia. Entonces asistió Pablo VI. Ese fue uno de los cuatro papas con los que se ha reunido Pascual Jiménez. Entre un mar de fotografías con los que rememora reuniones, procesiones, peregrinaciones y homenajes que le han hecho aparecen las instantáneas que tiene con los papas. “Esta es con Juan Pablo II”, señala con la fotografía en la mano. “También he estado con Juan XXIII, Pablo VI y con el actual, Francisco I”.

Ese chico moreno de bigote que aparece en las imágenes más antiguas, Pascual Jiménez, trabajó en los inicios de la Asociación de Promoción Gitana y es el mismo que ahora abre las puertas de la Pastoral. En la actualidad tiene el pelo blanco, pero sigue colaborando para “aumentar la acción social gitana”, como lo hizo en los primeros años.

Etiquetas
Comentarios