Despliega el menú
Zaragoza

El edificio Torre Ramona: manicomio, reformatorio... y hoy, un icono para el barrio

Este viernes 28, a las 19.00, se ha programado un abrazo al inmueble con el fin de exigir que se proteja, catalogue y rehabilite.

Edificio Torre Ramona
Edificio Torre Ramona
Heraldo.es

La conservación del edificio Torre Ramona, en el barrio de Las Fuentes, ha corrido peligro. El derribo de este inmueble perteneciente al Gobierno de Aragón se puso sobre la mesa el pasado verano, pero la Asociación de Vecinos Las Fuentes no tardó en movilizarse para impedirlo. “Parece que después de las entrevistas que tuvimos los vecinos con la DGA y el Ayuntamiento de Zaragoza las instituciones llegaron a un acuerdo verbal en el que establecieron que Torre Ramona se iba a mantener y no se iba a derribar”, explica Diego Luque, vocal de Urbanismo de la AVV. El colectivo vecinal está preocupado porque “todavía no hay un documento en firme en el que la DGA ceda este espacio al Consistorio para que lo rehabilite”, y por ello  ha decidido mantener viva su reivindicación saliendo a la calle.

Este viernes 28, a las 19.00, han programado un abrazo al edificio, con el fin de exigir que se paralice el expediente de demolición y que Torre Ramona se proteja, catalogue y rehabilite, para que se convierta en un equipamiento público para el distrito del que se pueda beneficiar el vecindario. “Esperamos que tanto residentes en Las Fuentes como zaragozanos de otros barrios se acerquen a arropar este acto y se sumen a esta petición tan importante para nosotros”, señala Luque.

Torre Ramona se levantó en la primera década del siglo XX y da nombre al parque cercano. Su parcela, de más de 5.000 metros cuadrados, está comprendida entre las calles de Belchite, Castillo de Javier, Colegiata de Bolea y María de Aragón. El edificio no está catalogado patrimonialmente ni protegido, pero los vecinos se oponen a verlo reducido a escombros ya que sienten al inmueble como “un icono”. A lo largo del siglo XX fue un reformatorio, un manicomio, albergó una escuela y un convento, y eso forma parte del imaginario colectivo de los barrios de Las Fuentes y Montemolín.

“No conocemos muy bien el proyecto que tiene la DGA para la parcela, pero sí sabemos que pretende levantar viviendas”, avanza el vocal de Urbanismo. Los vecinos, en principio, no se opondrían a que en parte del terreno se edificaran viviendas “si fueran por ejemplo de carácter de alquiler para que las personas jóvenes de la zona se puedan emancipar”, matiza Luque, pero lo que sí quieren es que lo que llaman ‘la capilla’ se mantenga en pie y se rehabilite. También piden que se respete el jardín, que tiene un par de árboles que ya están protegidos.

“Hemos tenido la oportunidad de conocer por dentro la capilla y la vemos como un espacio en el que se pueden organizar un gran conjunto de actividades”, cuenta el portavoz de la AVV Las Fuentes. Los vecinos habían pensado en darle una salida relacionada con la naturaleza, como por ejemplo ubicando en ella un centro de  interpretación del parque Torre Ramona o de la huerta de Las Fuentes. “Eso también nos permitiría implicar a los colegios de la zona para que impartieran allí clases o talleres sobre medio ambiente”, apunta Luque.

La asociación vecinal, que el próximo mes de noviembre cumple 45 años trabajando por la defensa de los intereses de los residentes en Las Fuentes y por dotar al barrio de los recursos que necesita, desconoce si su propuesta podrá ser el uso definitivo del edificio y propone “abrir un proceso participativo para llegar a un acuerdo entre todos sobre el destino final, pero para ello antes necesitamos que el Ayuntamiento de Zaragoza se haga cargo y lo rehabilite”, recuerda el vocal de Urbanismo.

El colectivo vecinal también reclama a la DGA que intervenga en los solares del entorno de Torre Ramona con acciones de limpieza, desbroce, así como el refuerzo necesario para evitar el vandalismo, pero hasta la fecha “no se ha producido intervención alguna”, indican desde la asociación. Los vecinos lo solicitaron el pasado mes de agosto mediante un escrito dirigido al consejero de Hacienda de la DGA, Fernando Gimeno, y todavía no han obtenido respuesta. La presencia de matorrales secos y basuras depositadas suponen un riesgo de incendio al lado de los árboles protegidos.

Etiquetas
Comentarios