Despliega el menú
Zaragoza

Sagarra: "Todo Caspe sabía que La Herradura estaba protegida"

El exregidor caspolino acusa en el juicio a su sucesora, Teresa Francín, de conceder una licencia de forma "anómala".

Los acusados del caso La Herradura de Caspe, este martes, en el banquillo de la Ciudad de la Justicia.
Los acusados del caso La Herradura de Caspe, este martes, en el banquillo de la Ciudad de la Justicia.
Guillermo Mestre

La Ciudad de la Justicia fue este martes escenario de la segunda jornada del juicio por el llamado caso La Herradura, que intenta esclarecer si la exalcaldesa de Caspe María Teresa Francín (PSOE) y cuatro personas más que estaban vinculadas al Consistorio caspolino en 2002 (entre ellas los extenientes de alcalde María Isabel García y Félix Cortés; el exarquitecto municipal Carlos Manuel Miret y la exsecretaria del Ayuntamiento, Isabel Arnal) prevaricaron al autorizar la construcción de una central hortofrutícola en un paraje declarado protegido por el Plan General de Ordenación Urbanística de Caspe.

La jornada de este martes se centró en la declaración de varios testigos, considerados clave por la acusación particular. Entre ellos destacó el testimonio del exalcalde y exconcejal caspolino Javier Sagarra, a cuya instancia se inició este proceso judicial en 2008. "Todo el pueblo sabía que La Herradura estaba protegida", afirmó en repetidas ocasiones el testigo ante la titular del Juzgado de lo Penal número 7 de Zaragoza.

"En las 45.000 hectáreas que tiene el término municipal de Caspe, solo hay dos puntos protegidos, que aparecen señalados como tales en los planos", insistió Sagarra. En la primera jornada del juicio, todos los acusados señalaron que desconocían la especial protección de este paraje junto al pantano de Mequinenza. Este martes, también testificaron varios agricultores que formaron parte de los 20 primeros socios que pusieron en marcha la empresa titular de la licencia cuestionada y todos dijeron que no conocían la especial protección de los terrenos.

Además, negaron que hablaran con los acusados para que dieran luz verde al expediente y señalaron que no se aprovecharon de la influencia de los exmiembros del Ayuntamiento de Caspe que formaban parte de la empresa para conseguir el visto bueno a la construcción. "Si nos hubieran denegado esa licencia podríamos haber buscado otra solución, como construir en el pueblo o en algún otro punto de la finca de la empresa, que tiene más de 1.100 hectáreas", señaló uno de ellos.

Uno de los argumentos utilizados este martes por las defensas de los acusados fue recordar que en 1999, siendo alcalde Javier Sagarra, a la empresa La Herradura se le concedió una licencia para construir un almacén en la misma parcela en la que en 2002 se levantó la central hortofrutícola bajo investigación. El ex primer edil contestó que él dio el visto bueno "a un almacén de 300 m2" no a una central, "que requiere trámites y permisos". E insistió: "La licencia se dio directamente y de forma anómala". El juicio continúa hoy con la declaración de varios peritos.

Etiquetas
Comentarios