Despliega el menú
Zaragoza

Patinetes

Por
  • Víctor Orcástegui
OPINIÓNACTUALIZADA 23/09/2018 A LAS 05:00
Imagen de archivo del almacén de la empresa Koko en Zaragoza.
Almacén de una empresa de alquiler de patinetes eléctricos.
Guillermo Mestre

Mucha gente cree que el auge de las bicicletas y de los patinetes eléctricos representa un épico combate contra la larga dictadura que el automóvil ha ejercido en nuestras calles, con su prepotente velocidad y su insidiosa contaminación. No está claro, sin embargo, que cada viaje realizado en esos novedosos medios de locomoción urbana esté sustituyendo a otro que se hubiera realizado en coche particular. Por el contrario, es seguro que muchos de quienes se desplazan en patinete o en bicicleta, de no poder hacerlo por esos medios hubieran ido en transporte público o caminando. Por añadidura, el paso de ciclistas y de ‘patinetistas’ por aceras y zonas peatonales se ha convertido en un incordio y un peligro para quienes van andando. Dar normas para regular el tráfico de esos nuevos vehículos, en coexistencia con automóviles privados, autobuses urbanos, tranvías y peatones, no será sencillo en una ciudad como Zaragoza, cuyas calles tienden antes a la estrechez que a la holgura. Lo que no debe olvidar el Ayuntamiento es que el transporte público colectivo será siempre esencial; y que el coche de San Fernando sigue siendo el más ecológico de los medios de transporte.

Etiquetas