Despliega el menú
Zaragoza

La empresa del tranvía y los conductores tendrán solo una semana para evitar la huelga

El SAMA cita a las partes el día 28, mientras que la compañía habla de "irregularidades" en la convocatoria de los paros. El alcalde llama a la negociación y dice que reforzará buses.

La presidenta del comité, Pilar Fuentes, durante la votación de este jueves en la que se ha aprobado la huelga.
La presidenta del comité, Pilar Fuertes, durante la votación de este jueves en la que se ha aprobado la huelga.
Guillermo Mestre

La empresa Tranvías Urbanos y el Sindicato Ferroviario de Zaragoza tendrá solo una semana para cerrar un acuerdo que evite la huelga en la gestión de la línea norte-sur de este medio de transporte durante las Fiestas del Pilar. Según fuentes sindicales, las partes están citadas el día 28 para acercar posturas, pero el ambiente de negociación no es bueno: mientras los trabajadores acusan a la empresa de "crear un clima de represión y persecución hacia el colectivo de conductores", la dirección de la compañía acusa al sindicato de "irregularidades" en la convocatoria de los paros.

La cita en el SAMA es la principal novedad en el conflicto del tranvía de la ciudad, después de que un 80% de los conductores acordaran el jueves secundar los paros propuestos por el Sindicato Ferroviario de Zaragoza. La huelga se ha previsto entre los días 5 y 13 de septiembre, salvo el día del Pilar. La huelga se ha programado entre las 11.00 y las 14.30 y entre las 18.30 y las 22.00.

Tras la votación en la que se confirmó la movilización sindical, la empresa consideró que la convocatoria está "llena de irregularidades". Citó en concreto que el referéndum se hiciera "sin un censo laboral" y que la votación se desarrollara "sin supervisión o control". Además, Tranvías Urbanos de Zaragoza cuestionó que la huelga no contara con la aprobación del comité de empresa.

"El Sindicato Ferroviario deja patente su irresponsabilidad y nulo compromiso al utilizar unas fechas tan señaladas para hacer una serie de nuevas reivindicaciones carentes de fundamento, con un convenio colectivo en vigor", dijo la empresa. Afirmó además que las reivindicaciones de los trabajadores supondrían más días de fiesta, "a costa de trabajar menos horas anuales de las fijadas en convenio".

Consideró que plantean "disfrutar de más tiempo de descanso, a costa de empeorar las frecuencias de la línea y reducir las expediciones". También rechazó la reivindicación de nuevos asientos, dado que el sindicato no quiere "validar previamente el nuevo modelo". "El propósito del Sindicato Ferroviario es llevar a cabo un chantaje a la empresa y a la ciudad, tomando como rehenes a los zaragozanos", criticaron.

La amenaza de huelga tuvo respuesta por parte del Ayuntamiento de Zaragoza. El alcalde, Pedro Santisteve, espera que finalmente se desconvoquen los paros del tranvía previstos. "Confío en que antes de que estalle el conflicto encuentren una solución pactada", señaló tras la presentación de los nuevos taxis eléctricos que circularán por la ciudad.

"Los trabajadores tienen la negociación del convenio del año que viene y tienen sus reivindicaciones", detalló el regidor, quien explicó que, llegado el caso, el equipo de gobierno de ZEC "va a intentar que las afecciones sean mínimas, con el refuerzo de autobuses". En cualquier caso, Santisteve insistió en que el Ayuntamiento "esté en segundo plano" para "evitar que sea una institución utilizada en conflictos privados". "Somos respetuosos y dejaremos al SAMA hacer su labor", expresó.

Servicios mínimos

En cuanto a los posibles servicios mínimos que tendría que decretar el Consistorio -y que en huelgas pasadas ha sido objeto de críticas contra ZEC-, Santisteve abrió la puerta a que sean más altos. "Las circunstancias serán las adecuadas a la situación especial de las Fiestas del Pilar", concluyó. El concejal de Servicios Públicos, Alberto Cubero, también se refirió a la huelga. A su juicio, la resolución del conflicto "debe darse en el diálogo social de la empresa y los trabajadores". Dijo que "hay tiempo para negociar y margen para el acuerdo".

El portavoz del PP, Jorge Azcón, pidió "responsabilidad" a los trabajadores del tranvía. Azcón advirtió de que las próximas fiestas ya "tienen suficientes problemas creados por ZEC como para que haya que sumar una huelga en el tranvía". En caso contrario, el edil exigió al alcalde que los servicios mínimos sean acordes a las fechas festivas elegidas por los conductores. Por su parte, Alberto Casañal (C’s) pidió a Santisteve que "equilibre el respeto al derecho de huelga con las afecciones que se producirán".

Etiquetas
Comentarios