Despliega el menú
Zaragoza

Valls pide respetar las decisiones judiciales frente al pulso de los independentistas en Cataluña

El ex primer ministro francés Manuel Valls, considera que el debate generado por el independentismo catalán afecta tanto al futuro de España como la de Europa.

El exprimer ministro francés Manuel Valls ha elogiado hoy en Zaragoza a España como un ejemplo de transición a la democracia y por su nivel de descentralización al tiempo que ha defendido la necesidad de mantener la separación de Poderes y la actuación de los jueces en el procés catalán. Valls ha hecho estas declaraciones con motivo de su presencia en Zaragoza para participar en la presentación del libro colectivo "Anatomía del procès. Claves de la mayor crisis de la democracia española", del que es autor del prólogo.
El exprimer ministro francés Manuel Valls ha elogiado hoy en Zaragoza a España como un ejemplo de transición a la democracia y por su nivel de descentralización al tiempo que ha defendido la necesidad de mantener la separación de Poderes y la actuación de
EFE/Javier Cebollada

El exdirigente socialista galo, hoy en la filas del partido de Macron y a un paso de dar el salto para liderar una candidatura al Ayuntamiento de Barcelona en 2019, participó en Zaragoza en la presentación del libro ‘Anatomía del procés. Claves de la mayor crisis de la democracia española’, en el que han intervenido el historiador Joaquim Coll, la politóloga Aurora Nacarino-Brabo, el profesor de Sociología de la Universidad de Zaragoza y recién nombrado Alto Comisionado en España contra la Pobreza Infantil, Pau Mari-Klose, y el propio Manuel Valls. El acto, organizado por Federalistas de Aragón, tuvo lugar en el Patio de la Infanta de Ibercaja y estuvo moderado por la politóloga Cristina Monge.

Valls (Barcelona, 1962) ha eludido concretar si optará a la alcaldía de Barcelona y cuáles serían sus condiciones para encabezar una lista, que podría ser transversal y auspiciada por C’s, Sociedad Civil Catalana, profesionales e intelectuales independientes, ya sean del centroderecha o de izquierdas. Manuel Valls ha rehusado hablar sobre esta cuestión y sobre la polémica generada en Francia por su posible salto a la política española, al considerar que no es el momento ni el lugar.

El exprimer ministro de Francia ha manifestado que "un hombre de Estado", con una responsabilidad política como la que él ejerció en su país o como la del presidente de España, Pedro Sánchez, debe "respetar" la separación de poderes y la actuación de la Justicia.

Así lo ha señalado en rueda de prensa, tras ser preguntado por la opinión del ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, sobre la excarcelación de los políticos independentistas catalanes que están en prisión provisional por delitos de rebelión, desobediencia y malversación de fondos.

El político galo ha considerado que "la actuación de la justicia, sobre todo en este país, debe ser muy respetada" y ha advertido de que "el populismo, en nombre del pueblo y de una actuación directa del pueblo, ataca las instituciones del Estado del Derecho".

Ha añadido que ahora puede verse como, "en tantos países, hay nacionalismos y populismos, de la extrema derecha o izquierda, que tratan de romper la democracia liberal, el Estado de Derecho y la separación de poderes".

Valls ha comentado que en Cataluña "las soluciones serán políticas", pero también es preciso "respetar el trabajo de la Justicia y ayudar a que se respete su independencia".

El político francés ha considerado, igualmente, que España "es un gran país, una gran democracia, con sus defectos y debilidades, ni más ni menos que en Francia", que ha sido un ejemplo estos 40 años, que ha sufrido el terrorismo, con una Constitución que ha permitido "un nivel de descentralización que no tiene nada que ver con Francia", un pueblo, el español "que apuesta siempre por Europa".

Punto de inflexión

El acto ha contado también con la presencia de varios coautores de libro 'Anatomía del procés'. Uno de ellos, el historiador, Joaquín Coll, ha sostenido que en Cataluña "el punto de inflexión se producirá cuando el independentismo reconozca que el problema es en Cataluña y entre catalanes; el día que ocurra eso todo lo demás caerá por añadidura".

Según ha dicho, "los contrarios reconocemos que hay una parte sustancial de la sociedad catalana que está en otra cosa", pero "el problema es que ellos no reconocen a la otra parte y no le dan el mismo trato".

Coll ha considerado que el Gobierno español "hace bien en exigir que haya diálogo en Cataluña, cosa que también dicen el PP y Ciudadanos", como primera fuerza de la oposición en esa Comunidad, y eso tendría ser "un elemento que debería unir como mensaje de primera línea a todas las fuerzas y el día que eso ocurra, iremos por el buen camino".

Igualmente, ha estimado que el independentismo ha de reconocer que "la unilateralidad no conduce a ninguna parte" y si bien "hoy no opera, siguen sin renunciar a ella, juguetean con ella".

Coll ha esgrimido que "la democracia constitucional tiene que ser respetada" y hay que partir de "grandes consensos" para actuar, de forma que "de Cataluña puede partir cualquier cosa, pero siempre que tenga dos tercios del parlamento catalán".

Respecto a los presos del procés, ha apuntado que si no estuvieran en la cárcel, "las cosas no serían muy diferentes porque habría igualmente un juicio", que los independentistas considerarían que "no debía celebrarse porque siguen sin reconoce que hicieron las cosas mal" el 1 de octubre. Además, ha sostenido que si están en prisión "es porque hay un riesgo de fuga, no es una decisión arbitraria o caprichosa".

Corto y largo plazo

Por su parte, otro de los coautores, el sociólogo Pau Mari-Klose, ha explicado que "la solución a corto plazo no existirá" porque la situación "está inflamada" y ahora se trata de "hacer lo máximo que se pueda para desinflamarla".

Ha añadido que desde el Gobierno central "esa es la estrategia que se está siguiendo, se está ofreciendo diálogo, tendiendo puentes que persiguen abrir canales de generen confianza; es el primer paso".

En concreto, ha precisado que el Gobierno de Pedro Sánchez ha propuesto reforzar el autogobierno a través de un nuevo Estatuto de Autonomía y "hay un debate planteado de reforma constitucional en el Congreso; son vías que persiguen tender puentes".

No obstante, ha precisado que "para que esos puentes cristalicen en una solución va a tener que pasar tiempo y van a tener que restituirse muchos vínculos" y recuperar la confianza "que ha estado rota durante demasiado tiempo".

Ha añadido que el Ejecutivo central hace una propuesta "que va en el sentido fundamentalmente federal" y a su entender ese es el camino por el que ha de ir la solución "a largo plazo, el federalismo".

Etiquetas
Comentarios