Despliega el menú
Zaragoza

Plazas de aparcamiento como zonas de recreo

El barrio del Gancho se sumó el pasado fin de semana a la iniciativa ‘Parking Day’ dentro de la Semana Europea de la Movilidad.

Parking day, en la calle Celma de Zaragoza
Plazas de aparcamiento como zonas de recreo

Sentarse a leer en la calzada de una calle cómodamente y sin riesgo fue posible el pasado fin de semana en el barrio del Gancho. El Centro de Documentación del Agua y el Medio Ambiente se quiso sumar a la iniciativa ´Parking Day´ dentro de las celebraciones de la Semana Europea de la Movilidad, que consiste en transformar plazas de aparcamiento de la vía pública en zonas de recreo y disfrute. La calle elegida para desarrollar la actividad fue Ramón Celma, una arteria que los vecinos de la zona llevan tiempo reclamando que se convierta en un corredor verde que conecte el barrio del Gancho con la ribera del Ebro.

“La jornada fue muy bien, una ocasión para poder descubrir cómo se pueden transformar las calles dando otro uso a los espacios del que estamos acostumbrados. Fue una manera visual de demostrar que en esa vía no tienen por qué tener solo cabida aparcamientos de coches”, explica Javier Lajusticia, portavoz de la iniciativa vecinal SantaLucía Amable, quien solicita que se tenga más en cuenta el tránsito peatonal en el barrio y que se controle el tráfico rodado.

Con el ánimo de contribuir a la mejora del entorno urbano del Gancho, poniendo especial acento en las calles de Santa Lucía, Santa Inés, Celma y la plaza de Santo Domingo, SantaLucía Amable ya trasladó propuestas de soluciones a los problemas de movilidad en relación a la pacificación del tráfico y a la accesibilidad y seguridad peatonal en la pasada edición de los presupuestos participativos, un proceso que fue valorado por la iniciativa vecinal como “una ocasión inmejorable para el paso a la acción”.

El Ayuntamiento de Zaragoza ha hecho realidad recientemente algunas medidas, como la señalización horizontal del límite de velocidad de 30 km/h en Santa Lucía y Santa Inés. Tal y como cuenta Lajusticia, el vecindario también valora en positivo que se hayan aplicado otras soluciones como la mejora de la visibilidad y seguridad de los pasos peatonales. “Lo que se ha hecho es no dejar que los coches aparquen hasta el mismo borde de los cruces al introducir un aparcamiento de motos, lo que permite que el peatón vea mejor a la hora de pasar al no tener un coche justo al lado”, cuenta el portavoz de SantaLucía Amable.

Por otra parte, los vecinos de la zona ven una oportunidad el recién presentado Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) para avanzar en la pacificación y reducción del tráfico en las calles ya citadas, que según ellos “sufren un volumen de tráfico desmedido, siendo más del 80% de paso ajeno al propio del vecindario y su comercio”. De este modo, invitan al Ayuntamiento a desarrollar el eje Santa Lucía-Santa Inés-Celma como “proyecto piloto de Itinerario Peatonal Principal y Supraaccesible, tal como los prevé el PMUS en la Red de Itinerarios de Movilidad Cotidiana de Acción Prioritaria”.

El intenso tránsito peatonal, debido al carácter comercial de Santa Lucía y a la conexión entre La Almozara y el centro; la presencia de dos colegios en Santa Inés y de los Centros de Tiempo Libre La Cadeneta, los cercanos centros de mayores (calle Predicadores), así como el espacio para la convivencia que representa la plaza de Santo Domingo, son situaciones que SantaLucía Amable considera como “motivos suficientes para merecer un espacio peatonal acogedor y seguro, ampliando aceras y arbolado y creando cruces con prioridad peatonal. En definitiva, un espacio público con tráfico reducido a las necesidades propias del vecindario y su comercio”.

Para vecinos de la zona como Patricia Nogales, la restricción del tráfico rodado “solo puede traernos beneficios”. Además, es partidaria de que “se intensifiquen las campañas” que inviten a dejar aparcado el coche y a desplazarse utilizando otros medios de transporte “con los que puedes hacer ejercicio y no contaminar”. Este es el caso de las bicicletas, un medio que está siendo especialmente potenciado por el Ayuntamiento de Zaragoza esta Semana de la Movilidad con propuestas como la creación de rutas seguras en bici, organizadas por el grupo Bielas Salvajes.

La ciudad cuenta con otras alternativas públicas de movilidad a los coches como los patinetes eléctricos, recién llegados de la mano de la startup Koko por un coste de 0,15€/min. En Zaragoza también está habilitado desde hace un año el servicio de la empresa Muving de alquiler de motos eléctricas. El usuario no tiene que preocuparse ni de llaves ni de seguros ni de combustible ni del mantenimiento de la moto. Se accede a ella, se desbloquea y se arranca a través del móvil, gracias a la app Muving.

Etiquetas
Comentarios