Despliega el menú
Zaragoza

Tres notarios tramitaron los cambios de testamento del anciano sin poner objeciones

Consideraron que el hombre estaba capacitado y era plenamente consciente de que dejaba un patrimonio de más de 2,4 millones a su cuidadora.

La pareja acusada de estafar al anciano, durante el juicio celebrado en la Audiencia de Zaragoza.
La pareja acusada de estafar al anciano, durante el juicio celebrado en la Audiencia de Zaragoza.
José Miguel Marco

Ni uno ni dos. Hasta tres notarios tramitaron los sucesivos cambios de testamento que hizo el anciano supuestamente estafado por su cuidadora y lo consideraron capacitado para administrar sus bienes y dictar su última voluntad. De hecho, los tres llevaron a cabo el papeleo sin poner ninguna objeción.

El anciano hizo testamento por primera vez el 21 de mayo de 2013, dejando todo su capital a Cruz Roja. Poco después, el 1 de julio de 2013 modificó su última voluntad para legar a la ahora acusada, Anca M. V., el piso que tenía en Zaragoza y declarando heredera universal del resto de sus bienes a Cruz Roja.

Lo que ignoraba la cuidadora por entonces es que el hombre tenía más de dos millones de euros en el banco. No se enteró de ello hasta que en la primavera de 2016 la DGA hizo un requerimiento al jubilado por no haber abonado el impuesto de patrimonio. Ello obligó al anciano a pasar por el banco para solicitar certificados de saldos, visita a la que lo acompañó ella. "Fue entonces cuando supe lo que tenía", declaró la mujer.

Casualmente, pocas semanas después, el hombre volvía a hacer testamento, dejando ahora a Anca M. V. no solo el piso, sino también los saldos y fondos de inversión. A Cruz Roja le legaba únicamente acciones y el fondo de pensiones.

Según declaró ayer el notario Jesús Pérez Espuelas, los movimientos incontrolados de cabeza del anciano le despertaron algunas dudas, por lo que pidió un informe médico de Eleuterio. "Este constató que era solo un problema físico que no mental y yo lo consideré capacitado", añadió.

Etiquetas
Comentarios