Despliega el menú
Zaragoza

El padre que huyó de Zaragoza con su hijo menor reclama ahora su custodia

El padre del menor fue detenido en Huelva en mayo por no comparecer con el menor en Zaragoza, donde debía hacerse la entrega a su madre.

El padre que huyó de Zaragoza con su hijo de ocho años fue detenido en Huelva
Detenido en Huelva el padre que huyó de Zaragoza con su hijo de ocho años

El padre que huyó de Zaragoza con su hijo de 8 años sin cumplir con el régimen de visitas que le obligaba a entregar al menor en un punto de encuentro convenido ha reclamado hoy su custodia durante una vista celebrada en el Juzgado de Violencia contra la Mujer número 2 de la capital aragonesa.

Aunque la vista para la fijación de medidas cautelares estaba prevista para el pasado mes de junio, la fuga provocó la suspensión del régimen de visitas durante un periodo de cuatro meses y el aplazamiento de la sesión hasta el mes de septiembre en curso.

A punto de finalizar los cuatro meses de suspensión de las visitas, los representantes legales del padre y de la madre han defendido ante el titular del juzgado sus respectivas posiciones en relación al cuidado del menor.

El abogado de la madre, José Lozano, ha reclamado la suspensión de las visitas y, de forma subsidiaria, la celebración de encuentros tutelados de tres horas los fines de semana alternos.

Ha argumentado que el padre del menor, al margen de la causa penal abierta por su fuga con el niño, no sólo no se había preocupado por su hijo a lo largo de los últimos meses, sino que no había pagado desde marzo la pensión de mantenimiento a la madre.

Por su parte, el representante legal del padre ha destacado que la fuga de su cliente, que se produjo el pasado mes de mayo, fue "un error y una equivocación" derivada del hecho de que el niño le había pedido ir a la playa.

Ha reclamado la guarda y custodia del menor a favor del padre y, subsidiariamente una custodia compartida con la madre en términos de igualdad.

El padre del menor, de 27 años, fue detenido en Huelva el pasado 18 de mayo junto a unos familiares con los que paseaba, trece días después de no comparecer con el menor en el punto de encuentro de Zaragoza en el que debía de hacerse la entrega a su madre.

Un mes antes había sido condenado a nueve meses de prisión por quebrantar la prohibición de comunicarse con su expareja con Whatsapp y sms que contenían frases de amor para que volvieran a vivir juntos.

Tras su detención, el padre se enfrentó a un nuevo juicio por coacciones y vejaciones a su excompañera, por haberla llamado "retrasada mental, mongola, gorda y puta tonta" y por "levantarle la mano", aunque sin llegar a golpearle.

Aunque finalmente fue absuelto, la titular del juzgado que vio la causa advirtió al denunciado con su ingreso en prisión si volvía a llevarse a su hijo durante un fin de semana, una vez cumplidos los 4 meses de suspensión del régimen de visitas acordados tras su huida.

Advertencia que le hizo a pesar de que el juicio celebrado era independiente de la causa penal abierta contra él por un presunto delito de sustracción de menores, que el acusado ha asegurado desconocer que cometía al llevar a su hijo a Huelva.

Etiquetas
Comentarios