Despliega el menú
Zaragoza

Montañana se pide un ruedo portátil

El barrio rural prioriza la compra de una pequeña plaza para las vaquillas en los presupuestos participativos, pero topa con la política antitaurina del gobierno de ZEC.

Paradas de autobús en Montañana
Calle de Montañana
L. M.

Los presupuestos participativos no dejan de ser un quebradero de cabeza para el equipo de gobierno de ZEC. Cuando no es por lo inconveniente de los plazos, es por el escasísimo interés que despiertan (un 0,9% del censo decide el destino de 6,3 millones) y, para colmo de males, el proceso ha provocado un atasco en los diferentes servicios municipales porque han tenido que evaluar un montón de ideas sobrevenidas.

Pero aquí no acaban los disgustos porque el pueblo puede querer cosas diferentes a las que desean los próceres y, entonces, hay que dejar en el limbo eso de la transparencia y buscar argumentos para quitar la voz y el voto sin que lo parezca. Sucedió ya en la fase de ciudad cuando la iniciativa más respaldada fue crear un museo de la Semana Santa y, como era de prever, la idea fue excluida y no llegó ni a evaluarse.

Algo parecido pasará de nuevo a la vuelta del verano cuando se vayan a tomar en consideración las propuestas lanzadas por los barrios rurales y, más concretamente, en Montañana, donde una de las iniciativas con más apoyos es la de comprar un ruedo portátil para las fiestas.

Explican los ideólogos de la propuesta que "cada año la comisión de festejos debe desembolsar una cantidad importante de dinero por el alquiler de un ruedo" y consideran que si el barrio tuviera una plaza portátil propia el gasto se amortizaría en apenas dos años.

Pero –ay– que ZEC no quiere ni oír hablar sobre festejos taurinos y espectáculos con animales, de modo que la propuesta se va a echar atrás antes, incluso, de que pueda votarse. "Los festejos taurinos son actos muy arraigados en el barrio", explicaba este lunes la alcaldesa Cristina Vargas, a quien ya han "dado a entender" que la propuesta del ruedo portátil se quedará en el camino. "Argumentan que no existe un espacio municipal lo suficientemente grande para guardar las vallas y las tablas una vez se desmontara", cuenta la edil socialista.

Toros con luces led

A pesar del veto taurino de ZEC, los vecinos de Montañana insisten en que a la comisión de festejos el ruedo le supondría un importante ahorro y, así, podrían dedicar más fondos para programar actividades infantiles o una oferta cultural de mayor bagaje. Comentan los taurinos que desde el gobierno municipal todo son trabas y apenas se permite hacer la tradicional suelta de vaquillas. De hecho, hablan de "ataque a la identidad de los barrios" porque uno de los actos más tradicionales de Montañana –como en San Juan o Juslibol– era el toro ensogado, pero lleva ya tres ediciones sin poder celebrarse. Se dan circunstancias, además, como que los espectáculos taurinos están vetados en Casetas, que es barrio rural, pero no en su vecina Pinseque.

En Montañana quisieron sustituir este año el toro de fuego por otro animal con un embolado diferente al habitual, con luces led en los pitones, pero tampoco obtuvieron la autorización necesaria alegando que el gobierno municipal no financia festejos con reses que supongan malos tratos o actos crueles a los animales. Quienes promueven este tipo de espectáculos y colocan cuatro bombillas led en cada cuerno de la vaca aseguran, no obstante, que el animal no sufre , ni se deslumbra ni se quema el pelo.

Etiquetas
Comentarios