Despliega el menú
Zaragoza

La reforma del parque del Tío Jorge sigue parada tras 11 años sin apenas inversiones

Los vecinos del Arrabal exigen la ejecución del plan director, redactado en 2016.

El parque está cerrado hasta el viernes mientras los técnicos inspeccionan el arbolado.
El parque está cerrado hasta el viernes mientras los técnicos inspeccionan el arbolado.
Oliver Duch

Once años después de la última intervención de importancia, y después de que sufriera los efectos de la tormenta torrencial del pasado domingo, los vecinos del Arrabal reclaman una reforma en profundidad del parque del Tío Jorge. El Ayuntamiento de Zaragoza se vio obligado a cerrar este pulmón verde de la margen izquierda tras el derribo de una veintena de árboles de gran tamaño por el viento y ante el riesgo de que otros ejemplares, también dañados, conocieran el mismo destino. El plan director que debe dar una nueva vida al recinto, de 151.538 metros cuadrados, está redactado desde 2016, pero desde entonces sigue encerrado en un cajón del Consistorio.

El presupuesto municipal del año pasado reservaba una partida de 200.000 euros para 2017, pero el gobierno de ZEC la dejó sin ejecutar. En las cuentas de este 2018 se prevé el mismo gasto, y de momento corre la misma suerte, si bien es cierto que hasta ahora se encontraba a la espera de que el Gobierno de Aragón autorizara operaciones de crédito por valor de 24,8 millones, trámite que vio la luz el lunes.

Sin embargo, los vecinos temen que el motivo de la inacción del Ayuntamiento se deba a otro motivo. "La excusa es que está pendiente la construcción del tanque de tormentas", apunta el presiden de la asociación Tío Jorge Arrabal, Rafael Tejedor. Esta infraestructura se ubicaría en la avenida del Valle de Broto, frente al parque de Bomberos, y permitiría retener el agua de lluvia en trombas como la del domingo. Además, habría que renovar los colectores y tuberías que pasan por esta zona verde.

"Las obras las tiene que hacer Ecociudad y están valoradas en más de un millón de euros, pero claro, nos dicen que no van a invertir en reformar el parque si luego hay que levantarlo otra vez para hacer estos trabajos", explica Tejedor, a quien no le convence el argumento, que califica de "excusa barata".

Los vecinos recuerdan que hay que mejorar los caminos del parque, la iluminación, crear nuevas zonas de juego, reparar el muro perimetral, construir un espacio para eventos y actuaciones en la zona de tierra, reparar el mobiliario urbano y las pistas deportivas, abrir una entrada desde la calle del Valle de Zuriza... Además, piden que se planten nuevos árboles, tras las últimas pérdidas.

Mejoras puntuales

En este sentido, fuentes del gobierno municipal de ZEC recuerdan que desde el año pasado se han plantado 41 ejemplares y 742 arbustos en el parque, y confían en que, ahora que se ha desbloqueado la partida, se pueda ejecutar este año. En cualquier caso, la última gran inversión en esta zona verde de la capital aragonesa se remonta al año 2007, cuando con 700.000 euros se impermeabilizó el lago, se construyó una pasarela y –solo después de las protestas vecinales– hubo cambios en el alumbrado. Además, se plantaron 143 árboles.

De momento, esta semana los técnicos municipales revisan el estado de cada uno de los ejemplares del parque donde cada año se celebran actos multitudinarios como la Cincomarzada y que, además de las consecuencias de las tormentas, sufre los efectos del freático del Ebro cuando sube su caudal.

Etiquetas
Comentarios