Despliega el menú
Zaragoza

El parque infantil del Pilar se cedió sin contrato mientras Rivarés admitía que eso era "delito"

El edil de Cultura pidió que este asunto se arreglara «con fecha acorde» al conocer que parte del material se llevó a las fiestas de Pamplona. La PAI y Ecodes cobraron 90.000 euros sin compensación económica para las arcas municipales.

El parque infantil Birjolastu de las fiestas de San Fermín de julio de este año.
El parque infantil Birjolastu de las fiestas de San Fermín de julio de este año.
Irati Aizpurua/Diario de Navarra

Parte del parque infantil de las fiestas del Pilar, que lleva el nombre de Río y Juego y se instala en el recinto de la Expo, se ha utilizado en los Sanfermines de Pamplona en los dos últimos años sin que mediara un documento de cesión por parte del Ayuntamiento de Zaragoza, propietario de todos los materiales del montaje. Por este espectáculo, la compañía teatral PAI, en colaboración con Ecodes (Ecología y Desarrollo), firmó un contrato con el Ayuntamiento de Pamplona, que supuso unos ingresos de 90.000 euros en cada una de las dos ediciones, sin que el Consistorio zaragozano percibiera un euro de compensación económica por sus bienes.

El parque infantil Río y Juego se ha instalado durante las fiestas del Pilar de 2016 y del 2017, con un coste de 300.400 euros el primer año y 280.790 euros el segundo, incluidos los materiales. En total, 581.190 euros. El contrato con la PAI establece que "todos los materiales" son propiedad de la sociedad municipal Zaragoza Cultural y que una vez finalizadas las fiestas deberán ser depositados en la nave o en el lugar que determine el Ayuntamiento. Es más, dice que el proyecto Río y Juego es propiedad de Zaragoza Cultural, "no siendo posible, en ningún caso, su reproducción sin autorización expresa" de esta entidad pública.

Pero tanto en 2017 como en 2018, parte del material de Río y Juego se trasladó a Pamplona para integrarse en el parque Birjolastu. En concreto, se utilizaron 9 zonas de las 18 que componen el montaje que se hace durante las fiestas del Pilar, pero sin que conste ningún documento oficial que avale la cesión. La PAI aclaró que el parque Birjolastu incluye además de materiales de Río y Juego algunos que son de su propiedad o que se obtienen en Pamplona con la colaboración de empresas e instituciones. Indicaron que de los 90.000 euros percibidos, a las 9 personas que trabajaron durante los 13 días de parque les quedaron 15.000 euros.

El parque infantil del Pilar se cedió sin contrato mientras Rivarés admitía que eso era «delito»

Cruce de correos

Este asunto provocó ya el año pasado un cruce de correos electrónicos, a los que ha tenido acceso este diario, que confirman la irregularidad de trasladar material del montaje Río y Juego a otra ciudad sin un documento de cesión firmado por un responsable municipal. La entonces gerente de Zaragoza Cultural, Elena Laseca, advirtió el 7 de julio de 2017, ya iniciadas las fiestas de San Fermín y con el parque Birjolastu en funcionamiento, que había tenido conocimiento de que se había llevado material de Río y Juego a Pamplona, por lo que solicitó el documento de cesión. Recordó que ese material era propiedad municipal, no de los autores del montaje, la compañía PAI y la entidad Ecodes.

A este mensaje contestó el concejal de Economía y Cultura del Ayuntamiento, Fernando Rivarés, que además de agradecer el aviso afirmó que "es un delito" el traslado del material "si no hay documento de cesión". Es más, hizo una petición: "Por favor, arregladlo con fecha acorde. Se me puede caer el pelo". Concluyó diciendo que "la comprensión y la piedad no abunda" en el Ayuntamiento de Zaragoza. Este diario ha intentado ponerse en contacto en los últimos dos días con Rivarés para que explicara el sentido de estas palabras o si se produjo el ‘arreglo’, pero se ha negado a contestar las llamadas.

Autorización por correo

Distintas fuentes explicaron que no se hizo el convenio de cesión que exigía la exgerente de Zaragoza Cultural para que la PAI y Ecodes explotaran económicamente un material que era propiedad del Ayuntamiento. Desde el gobierno municipal y desde la PAI se informó de que la citada compañía se dirigió a Zaragoza Cultural por correo electrónico para solicitar autorización y detallar los materiales que se iban a utilizar en Pamplona y que hubo una respuesta afirmativa. Ese correo se envió el 5 de junio de este año. Respecto a la tramitación en 2017, no se aclaró si hubo un correo similar. El Ayuntamiento, en cualquier caso, admitió que la autorización no fue objeto de un documento o contrato que oficializase la cesión de sus bienes.

Fuentes del gobierno explicaron que la cesión no supuso ningún coste al Ayuntamiento. Informaron de que la contraprestación que recibe el Consistorio es la inserción del logo de Zaragoza en el material de comunicación del parque. "Este acuerdo ha permitido la contratación en Pamplona de 9 actores aragoneses, además de la contratación de la PAI, y ha revertido también en otras empresas aragonesas", dijo.

Añadieron que estas cesiones son habituales. "Se ha venido realizando desde hace mucho tiempo. En Pamplona ha estado en fiestas de San Fermín durante siete años, en Logroño cuatro años, Burgos dos años y otro en las fiestas de la Mercè de Barcelona", dijeron. Añadieron que solo en las dos primeras veces en que el parque infantil se llevó a Pamplona, con Jerónimo Blasco como concejal de Cultura, se hizo un convenio o contrato entre ayuntamientos, fórmula que se abandonó luego para contratar directamente a la PAI. Explicaron que Pamplona ha producido una zona de juego nueva que se cederá a Zaragoza sin ningún coste.

Etiquetas
Comentarios