Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Los taxistas de Zaragoza levantan los paros tras el pacto para que las autonomías regulen las licencias VTC

El sector afrontó ayer su tercer día de huelga con un seguimiento del 100%.

Ayer por la tarde no había taxis en el vestíbulo de llegadas de la Estación Delicias.
Ayer por la tarde no había taxis en el vestíbulo de llegadas de la Estación Delicias.
Guillermo Mestre

La huelga del sector del taxi vivió ayer sus últimos coletazos. Los conductores decidieron cerca de la medianoche levantar los paros en el servicio, al entender que los acuerdos adoptados en la Conferencia Nacional de Transportes se ajustan suficientemente a sus demandas. En la reunión de Fomento con las comunidades autónomas se adquirió el compromiso de que serán las regiones que así lo deseen las que regulen las licencias de vehículos de alquiler con conductor (VTC), algo que el sector ve con buenos ojos porque espera que la gestión de las licencias acabe en los ayuntamientos, que tendrían que dar una autorización ‘extra’ a los coches con los que operan empresas como Uber o Cabify, lo que contribuiría a frenar su expansión. Anoche de Madrid y Barcelona los taxistas comenzaban a desbloquear las principales arterias de ambas ciudades y en Zaragoza difundían por los grupos de Whatsapp que los paros tocaban a su fin. "Esta desconvocatoria nos es el final de nuestras reivindicaciones, sino una tregua que nos damos hasta septiembre y ver si el Gobierno cumple", advertían los taxistas aragoneses.

El cierre patronal completó ayer otra jornada de seguimiento masivo en Zaragoza, donde fue imposible encontrar un taxi que no estuviera haciendo los servicios mínimos del 10% para atender los desplazamientos de discapacitados o ancianos. En los cristales de estos vehículos se leían carteles con las principales reivindicaciones de los taxistas: ‘Decreto Colau para todos’, ‘Cumplimiento del 1/30’ o ‘Licencia urbana para las VTC’. Evidencian así la causa de las movilizaciones que, al margen la solidaridad con sus colegas de otras ciudades, pasa también por "la amenaza que suponen los VTC para el sector en Zaragoza".

Actualmente hay 183 autorizaciones de este tipo expedidas en Aragón (una ratio 1/12), pero la gran mayoría (unas 150) actúan fuera de la Comunidad. Así, y ante el riesgo de que un mayor control de su actividad les hiciera regresar, los taxistas de Zaragoza piden que los VTC soliciten otra licencia adicional de carácter municipal. "Exigimos que se cumpla la ratio de un VTC por cada 30 taxis y que se transfieran las competencias. Aspiramos también a que esto se haga de manera obligatoria y simultánea para todas las ciudades, porque sino habremos creado 50 problemas diferentes", explica Mariano Morón, presidente de la Asociación Provincial Autotaxi (Apatz), que engloba al 95% del sector. Esta entidad, que refrendó el martes seguir con la huelga, reunió anoche a su junta rectora y tras escuchar al consejero José Luis Soro decidió desconvocar la huelga.

Por otro lado, algunos conductores mostraron su enfado con la Policía Local a través de las redes sociales, dado que varios agentes anotaron sus matrículas durante la marcha lenta que protagonizaron el martes. Se quejaban de que, a pesar de no haber bloqueado el tráfico como sucedió en otras ciudades, se les trató de identificar por detener tres coches diez minutos a las puertas del Pignatelli en el paseo de María Agustín.

Aragón aceptará, con condiciones, una regulación propia

El Consejero de Vertebración del Territorio del Gobierno de Aragón, José Luis Soro, explicó anoche, a su salida de la reunión de la Conferencia Nacional de Transporte, que lo que plantea el Ministerio de Fomento "no es una transferencia de competencias sino la posibilidad de que las comunidades autónomas que lo deseen puedan desarrollar un marco regulatorio propio en materia VTC". Aseguró que Aragón estaría interesada en asumir esa regulación, pero lamentó que "eso sería una solución a futuro y lo que tenemos que arreglar es el problema inmediato: estamos muy lejos de la proporción 1/30 y aún hay muchas licencias VTC judicializadas". Para el consejero aragonés, este primer paso puede servir para "recuperar la confianza y enfriar el ambiente en las calles", aunque insiste en que el problema lo creó Fomento en 2009 al liberalizar el sector y habría que ver con qué condiciones (sobre todo económicas) se plantea la transferencia. En septiembre está previsto que se modifique la ley de transportes terrestres y que se abra un plazo de tres meses para buscar soluciones técnicas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión