Despliega el menú
Zaragoza

"No pedimos lujos, solo un techo para nuestros hijos y un alquiler social"

Tras la presión de varias entidades, Sareb decide suspender el desalojo de una familia con tres niños en San José.

Imagen de archivo de una vivienda ocupada en Zaragoza.
Imagen de archivo de una vivienda ocupada en Zaragoza.
P. F.

Antonio Díaz, Eva Giménez y sus tres hijos pueden seguir viviendo en el piso que ocupan desde hace más de cuatro años en San José. La Sareb, propietaria del inmueble, ha decidido in extremis este lunes suspender el desalojo previsto para este martes por la mañana. La familia había solicitado sin éxito un alquiler social. Ahora, tras la mediación y la presión de diversas entidades sociales (Stop Desahucios, la Asociación de Promoción Gitana) y el Ayuntamiento, la Sareb ha decidido suspender el desalojo y dar un plazo de dos meses para estudiar su caso y negociar una solución.

"Estamos muy contentos de que se haya parado el desahucio y podamos buscar una solución. No pedimos lujos, solo un techo para nuestros hijos y un alquiler social. Nos llegó la carta hace un mes diciendo que teníamos que irnos. Es imposible encontrar un alquiler. Lo más barato que encuentro me piden 350 o 370 euros, contrato indefinido, tres nóminas, aval bancario, seguro. Y así es imposible para nosotros. Queremos pagar y vivir dignamente", afirma Antonio, parado de 32 años.

Esta familia vive del IAI (unos 700 euros al mes) y de trabajos esporádicos que encuentra él. Tienen tres hijos de 8 años, 4 años y 7 meses. Ocuparon este piso vacío en la calle Juan José Gárate en 2014. Entonces era de la Caixa y pactaron con esa entidad que negociarían un alquiler social, que nunca se llevó a cabo. Después el inmueble pasó a la Sareb, que hace un año inició otro procedimiento de desahucio y hasta ahora no había negociado con la familia.

"No somos ajenos a las dificultades de muchas personas para asumir el coste de las viviendas. Hemos negociado con ayuntamientos y comunidades, y se estudia caso a caso en los procedimientos de desahucio. Con esta familia, dada su situación de vulnerabilidad vamos a recabar información e intentar llegar a una solución positiva para todos", señalan fuentes de la Sareb.

"No es un caso aislado"

Desde el colectivo Stop Desahucios Zaragoza y la Asociación de Promoción Gitana, que han ayudado a esta familia, destacan que "no es un caso aislado". "Sigue habiendo desahucios cada semana en Zaragoza, aunque muchos casos no se vean. Hay afectados que se van a casas de familiares y otros que ocupan viviendas vacías como única solución. Se criminalizan las ocupaciones, cuando en la mayoría de los casos son familias con niños que ocupan para poder vivir bajo techo", señala Concha Cano, portavoz de Stop Desahucios. "Se ha reactivado el mercado inmobiliario y tenemos la sensación de que los bancos ahora están denunciando más las ocupaciones y son más reacias a pactar alquileres sociales", añade.

"La población gitana tiene muchas dificultades para encontrar un alquiler, tanto las personas en situación más vulnerable como otras con recursos económicos suficientes pero que sufren los prejuicios", afirma Noé Bautista, portavoz de la Asociación de Promoción Gitana de Zaragoza. "Cada vez se ocupan más pisos por necesidad en la ciudad. Estamos en contacto con el Ayuntamiento, están trabajando bien, pero no tienen medios suficientes para atender los casos de emergencia social", opina Noé Bautista.

Más de 1.400 desahucios el año pasado

El número de desahucios aumentó un 10% en la provincia de Zaragoza el año pasado: 1.461, gran parte en la ciudad de Zaragoza, como recordó el concejal de Vivienda, Pablo Híjar, la semana pasada. La Oficina municipal de la Vivienda ha mediado en el caso de esta familia de San José y en otros.

"La Oficina municipal de la Vivienda lleva un año intentando negociar este caso con la Sareb, pero la entidad no había querido llegar a un acuerdo hasta ahora. Desde el Ayuntamiento estamos haciendo un esfuerzo muy grande para ofrecer viviendas de alquiler social (634 adjudicadas en tres años), pero es insuficiente. La solución a los desahucios no debe pasar solo por el parque público de viviendas. Hacen falta cambios legislativos y que las entidades bancarias se comprometan", afirma Híjar. "Tenemos la sensación de que la ocupación se ha cronificado y en los últimos meses están aumentando las denuncias judiciales por desahucios", añade.

Etiquetas
Comentarios