Despliega el menú
Zaragoza

El obispo de Tarazona celebra sus bodas de oro sacerdotales

Los 50 años de la ordenación del prelado se han cumplido este 7 de julio, fecha en la que fue ordenado en la localidad navarra de Marcilla.

El año pasado, más de 43.700 personas visitaron la catedral de Santa María de la Huerta.
Las cubiertas, terrazas y el cimborrio de la catedral de Tarazona ya son visitables
Ayuntamiento de Tarazona

El obispo de Tarazona, monseñor Eusebio Hernández Sola, celebra este domingo, 8 de julio, sus bodas de oro sacerdotales con una eucaristía de acción de gracias, en la catedral de la ciudad, a las 19.00 horas.

Los 50 años de la ordenación del prelado se han cumplido este 7 de julio, fecha en la que fue ordenado en la localidad navarra de Marcilla, ha informado la diócesis turiasonense en una nota de prensa.

En la celebración de este próximo domingo, está previsto que participen los cinco arciprestazgos que componen la Diócesis de Tarazona, con la asistencia de los fieles de este territorio eclesiástico.

Monseñor Eusebio Hernández ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955 y en 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía, donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos.

A continuación, accedió al noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos e hizo la profesión solemne en 1967. Ese mismo año, fue ordenado diácono y presbítero el 7 de julio de 1968. PRIMER DESTINO, MADRID

El primer oficio pastoral de monseñor Hernández fue el de asistente en la Parroquia de 'Santa Rita' de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de 'Comillas', de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente, en 1969, fue traslado a la residencia universitaria 'Augustinus', como director espiritual de sus 160 universitarios.

Asimismo, continuó sus estudios de Derecho Canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid. Durante el curso 1974-1975, hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid.

El 3 de noviembre de 1975, inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976, fue el director del Departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la congregación y dirigió una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada.

Desde 1995, ejerció responsabilidades en ese dicasterio y sus superiores de la congregación le confiaron multitud de misiones en numerosos países del mundo. Además, participó en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional y ejerció de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma.

El 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Nuestra Señora de Veruela.

Escudo episcopal

El escudo es de forma renacentista, frecuentemente usada en heráldica eclesiástica con una cruz trebolada de oro con cinco gemas rojas, para representar las cinco llagas de Cristo.

Además, aparece un monte de tres peñas, de color oro, que representa el Moncayo, la montaña que está situada en el territorio de la Diócesis de Tarazona. También hay una estrella dorada, símbolo mariano, que recuerda el Santuario de Nuestra Señora del Moncayo a cuya materna protección el prelado ha confiado su ministerio pastoral.

También hay un libro y corazón flameado y con una flecha. El corazón con las llamas y la flecha es el símbolo de los Agustinos Recoletos a cuya orden pertenece.

El escudo posee también como fondo los colores azul, que simboliza primariamente la separación de los valores mundanos y la ascensión del alma hacia Dios, es decir, el camino de las Virtudes que lleva desde las cosas de la tierra al cielo, y el plata, que representa la transparencia, la verdad y la justicia que han de acompañar el celo pastoral del obispo.

Etiquetas
Comentarios