Despliega el menú
Zaragoza

Murillo de Gállego da el 'gran salto' por la protección de los ríos

La gestión sostenible de los acuíferos, su contaminación y el rechazo al embalse de Biscarrués volverán a ser las principales reivindicaciones de la iniciativa en Aragón.

Imagen del 'Big Jump' en una edición anterior.
Imagen del 'Big Jump' en una edición anterior.

Un chapuzón masivo, simultáneo y revidindicativo conocido como ‘Big Jump’. Esto es lo que ocurrirá el domingo 8 de julio a las 12.00 en numerosos ríos de Europa y también de España, un acto simbólico por la protección de estos acuíferos que este año llega a Murillo de Gállego de la mano del grupo WWF en Zaragoza.

Se trata de una iniciativa ideada en 2002 por la Red Europea de Ríos (ERN, por sus siglas en inglés) en la que, a lo largo de estos años, han participado más de 200.000 personas de hasta 34 países diferentes. No obstante, esta no es la primera vez que el ‘Big Jump’ se celebra en Aragón; otros años se ha hecho en el Jalón, a su paso por Alagón; en el Ebro de Zaragoza y en Santa Eulalia de Gállego, por donde discurre el río Gállego, que este año volverá a ser el gran protagonista.

“Hay muchos ríos en la provincia con problemas medioambientales, pero al Gállego le tenemos especial cariño y contamos con la colaboración de la Coordinadora de Biscarrués-Mallos de Riglos, que siempre se vuelca”, explica Ángel Torres, coordinador de WWF Zaragoza.

El grupo ha convocado a todos aquellos vecinos y voluntarios que quieran participar desde las 11.00 del domingo hasta las 13.00 en la playa de Murillo, donde también se leerá un manifiesto en el que la organización conservacionista recalcará algunos de los principales problemas que sufren los ríos aragoneses, como “los vertidos, la contaminación difusa causada por la filtración de los nitratos de la agricultura, la modificación de sus cauces o el lindano”, en el caso concreto del Gállego. Y es que a nivel estatal, el 45% de los ríos, humedales y estuarios, y el 44% de los acuíferos están en mal estado, según el informe sobre el estado del agua publicado por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA).

A la espera de la decisión del Tribunal Supremo

La ONG ha pedido voluntad política para recuperar la salud de los ríos europeos y ha denunciado el deterioro de las fuentes de las que depende el suministro de agua en España. Sin embargo, Torres considera que “la gente ha comenzado a valorar los ríos, aunque muchas veces esta valoración sigue haciéndose de manera económica, pensando en el beneficio que se puede sacar de ellos.”

“En ningún caso queremos que los ríos se dejen estar sin más, lo que queremos es hacer un uso y disfrute de ellos sostenible”, apunta el coordinador, que cita como ejemplo a las empresas de deportes de aventura que utilizan el cauce del Gállego para desarrollar su actividad sin dañar el río.

En la misma línea se manifiesta Marta de Santos, alcaldesa de Murillo de Gállego, que asegura que el río es “el pulmón” del municipio y que la iniciativa cuenta “con todo el apoyo” del consistorio. “No estamos en contra de la gestión del agua, sino de elefantes blancos, de infraestructuras imposibles pagadas con dinero público que además destrozan nuestra forma de vida sostenible”, asegura de Santos, en referencia al embalse de Biscarrués. Un anteproyecto que la Audiencia Nacional anuló en julio de 2017 y que ahora está estudiando el Tribunal Supremo. “Estamos a la espera de que finalmente lo desestime”, explica Lola Giménez, portavoz de la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos, que aprovecha la ocasión para pedir al nuevo Gobierno de Sánchez que se retire del recurso.

Este domingo, todos los agentes afectados por la lucha contra el embalse de Biscarrués, que ya dura más de tres décadas, volverán a alzar la voz en el mismo instante que miles de compatriotas europeos a lo largo del continente.

Etiquetas
Comentarios