Despliega el menú
Zaragoza

Unas medallas que reivindican el derecho y el humanismo como "fuentes de progreso"

El maestro César Bona, el escritor José Luis Melero y el exjusticia Fernando García Vicente reciben el galardón Santa Isabel de la DPZ.

César Bona, José Luis Melero, Juan Antonio Sánchez Quero y Fernando García Vicente.
César Bona, José Luis Melero, Juan Antonio Sánchez Quero y Fernando García Vicente.
Oliver Duch

La entrega de las medallas de oro de Santa Isabel de la Diputación Provincial de Zaragoza al maestro César Bona, el escritor José Luis Melero y el exjusticia de Aragón Fernando García Vicente se convirtió este miércoles en una reivindicación de estas tres disciplinas como "fuentes de libertad y de progreso para el ser humano, para el individuo y para la sociedad". Es la idea que lanzó en su discurso el presidente de la institución, Juan Antonio Sánchez Quero, ante una concurrencia que dio una calurosa acogida a los tres galardonados. Este fue el ambiente que se vivió en la segunda entrega de estos reconocimientos desde el parón que sufrieron en 2015 y 2016 y que tuvo lugar en el salón de plenos.

Sánchez Quero reclamó también en sus palabras que se valore el papel que juegan las entidades locales en España "en vez de utilizarlas como moneda de cambio o para experimentar en momentos de dificultad". Llamó a defender la justicia, la igualdad ante la ley, la educación en libertad y la cultura al servicio de la tolerancia. "Son valores irrenunciables que debemos defender y cultivar día a día", sentenció.

El mediático y reconocido César Bona fue el primer protagonista de la velada. La portavoz de C’s, Elena Martínez, que loó la figura de este docente, mostró su esperanza de que "la luz que desprende sirva de ejemplo".

Por su parte, Bona aseguró que era "un honor como zaragozano y aragonés" recibir esta distinción, que es la más importante que otorga la DPZ. Haciendo honor a su profesión, centró sus palabras en la enseñanza y en los cientos de "maestros y maestras que cada día hacen un trabajo valiosísimo porque educamos seres íntegros". Pidió "valorar la diversidad" y deseó que todos los alumnos "reciban la mejor educación posible".

Toques futbolísticos

El segundo nombre propio de la ceremonia fue el del escritor José Luis Melero. El portavoz de CHA, Bizén Fuster, elogió su trayectoria, de la que destacó, en un tono muy personal, su "profundo aragonesismo" y su conocida y acérrima afición por el Real Zaragoza.

Como buen bibliófilo que es, Melero centró su intervención en esa literatura que tanto le apasiona y contó que tiene "todos los libros de la biblioteca de jóvenes aragoneses". Quiso resaltar además el papel que juega la Diputación Provincial de Zaragoza en este campo, la cual definió como "una institución ejemplar en la edición y difusión de nuestros libros y cultura".

Además, Melero se declaró "zaragocista" y dio a su plática un cierto toque futbolístico. Bromeó con la posibilidad de que la DPZ se hubiese confundido con el galardón y fuese el futbolista, Gonzalo Melero, el verdadero premiado, aunque su recompensa, recordó, ya le llegó con el ascenso de la Sociedad Deportiva Huesca a Primera División.

La nómina de laureados la cerró Fernando García Vicente, el anterior Justicia de Aragón. El encargado de glosar su trayectoria fue el portavoz del PAR, José Antonio San Miguel, quien destacó la discreción con la que el jurista siempre actuó en su función como Justicia. Asimismo dijo que ante todo es "un hombre bueno y de ahí el éxito de su justiciazgo".

García Vicente felicitó a sus compañeros y "amigos" galardonados. Durante su discurso dijo que había tenido la "suerte" de haber podido hacer todo lo que le gustaba: "Ser profesor 15 años en la Universidad, cuando me dediqué a preparar jueces, fiscales y notarios, y ayudar a solucionar problemas de la gente como Justicia". Unos contratamientos para los que aseguró siempre hay que "buscar soluciones, no culpables".

En la ceremonia se dieron cita familiares y compañeros de los galardonados, así como representantes políticos. Asistieron, entre otros, el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve; la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno aragonés, María Victoria Broto, y el vicepresidente primero de las Cortes de Aragón, Florencio García Madrigal.

Etiquetas
Comentarios