Despliega el menú
Zaragoza

Dos autobuses eléctricos en pruebas convivirán este verano en Zaragoza

El objetivo de estas pruebas es recabar datos para tomar una decisión sobre los modelos que llegarán a Zaragoza a principios del año.

El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, la concejala de Medio Ambiente y Movilidad, Teresa Artigas, y el director de Avanza Zaragoza, Juan Abel Arias, en el modelo Vectia
Dos autobuses eléctricos en pruebas convivirán este verano en Zaragoza
Miguel García

Dos autobuses eléctricos, el modelo Irizar y el Vectia, convertible a eléctrico al cien por cien, conviven este verano en la línea 38 de Zaragoza, dentro del programa de prueba de nuevas tecnologías, impulsado por el consistorio y Avanza.

Después de que el modelo eléctrico BYD circulara durante todo el mes de abril, se han sumado ahora el híbrido escalable a eléctrico Vectia, que recorrerá las calles zaragozanas durante seis meses, y el Irizar, completamente eléctrico, que lo hará hasta final de verano.

Las pruebas se completan con una segunda fase que incluye la llegada del King-Long, un autobús de 12 metros de carga nocturna que se probará durante seis meses, y el Irizar i2, que llegará a la ciudad en cuanto esté en el mercado, previsiblemente el mes de octubre.

El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, ha conocido este martes de primera mano la tecnología del modelo Vectia, que ya recorre las calles de la ciudad, en un viaje acompañado por la concejala de Medio Ambiente y Movilidad, Teresa Artigas, y el director de Avanza Zaragoza, Juan Abel Arias.

Este modelo de autobús presentado este martes a los medios de comunicación y que comenzó a circular durante el mes de junio es un autobús de 12 metros con modo dual de conducción, es decir, ha sido parametrizado para que pase a funcionar en modo 100 % eléctrico en determinadas zonas de la ciudad, a través de un sistema GPS.

Lo hace en las denominadas "zonas sensibles", que incluyen núcleos urbanos con alta densidad de población, los recorridos cercanos a hospitales edificios históricos o avenidas con tráfico elevado, donde se conduce en el modo "0 emisiones".

El objetivo de estas pruebas es recabar datos sobre el funcionamiento de las diferentes propuestas para tomar una decisión sobre los modelos que llegarán a Zaragoza a principios del año que vienen, previsiblemente cuatro, tal y como ha indicado la concejala de movilidad.

Paralelamente a estas pruebas, el proyecto trabaja en la implantación de una línea electrificada, con pantógrafos en los finales de línea para que el autobús se pueda cargar de forma rápida.

La otra opción es la denominada carga nocturna, que se lleva a cabo en las cocheras cuando el autobús no está de servicio de forma más lenta y que se pretende vincular a energías renovables.

En este sentido, se va a redactar un proyecto para instalar paneles fotovoltaicos en las cocheras para que la energía producida pueda usarse para recargar los autobuses, además de ser aprovechada para el suministro del propio edificio.

Artigas ha destacado el esfuerzo del consistorio por avanzar hacia una movilidad sostenible, con la premisa de que "a partir de ahora, todos los autobuses que se compren van a ser como mínimo híbridos o eléctricos".

La responsable de transporte ha hecho énfasis también en el "rejuvenecimiento de la flota", cuyos vehículos han pasado de los 9,83 años de media a finales de 2016 a los 8,7 actuales.

A estas medidas se suma durante julio y agosto la campaña "Este verano, mejor en bus", que promueve el uso de este transporte urbano también para trasladarse a actividades de ocio, desplazamiento a piscinas o viajes culturales, ha señalado el director de Avanza Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios