Despliega el menú
Zaragoza

Comienzan los recortes del bus que empeoran las frecuencias en verano

Las líneas más afectadas son la 32, la 53, la 34 y la 23. A partir del día 16 se hará un ajuste aún mayor y los tiempos de espera se multiplicarán.

Algunos usuarios subiendo a la línea 22, que asumirá también algunos de los recortes.
Comienzan los recortes del bus que empeoran las frecuencias en verano
A. Navarro

Aunque dicen que es para "acomodar la oferta a la demanda real en el periodo vacacional", lo cierto es que los sufridos usuarios del bus urbano que, además, no puedan irse de Zaragoza tendrán que sufrir un peor servicio a partir de mañana. Comienza la primera tanda de recortes de verano, que se acentuará a partir del lunes 16. El Ayuntamiento, para evitar el habitual aluvión de críticas, ha decidido suavizar durante dos semanas los recortes, pero aún así hay líneas (la 32, 34 o 41), que verán reducido su servicio en más de un 30%. También el tranvía varía sus frecuencias a partir de mañana y en las horas punta de los día laborales habrá que esperar uno o dos minutos más bajo las marquesinas.

Según informa el Consistorio, la novedad más destacada respecto al año pasado es que la línea 38 mantiene su terminal en la Ciudad Escolar Pignatelli la primera quincena de julio y que la línea 55 introducirá "ligeras modificaciones" en la salida de Valdespartera y en su regreso a Montecanal. Además, algunos de los itinerarios con más demanda (véase los de la 23, 24, 32 33, 34 y 35) prestarán servicio, "siempre que sea posible", con autobuses articulados. No obstante, el comité de empresa advierte de que la menor presencia de buses en la calle (de los 300 habituales solo saldrán 224) supone que aumente el tiempo de espera en las paradas: si la cadencia de paso de un bus es de unos cinco minutos, ahora habrá que esperar siete u ocho para poder cogerlo.

Tras un detallado análisis, los conductores explican que el servicio de la línea 32 se recorta un 38% esta quincena, que la 53 pierde un 33% de sus expediciones y que la 23 se lleva un tajo del 26%. Eso en los días laborables, porque los fines de semana las líneas que salen peor paradas son la 22, la 33 y la 23: sábados y domingos en lugar de haber 157 autobuses recorriendo la ciudad lo harán 129.

Desde el área de Movilidad ven solo la botella medio llena y explican que hay itinerarios que ya están tan ajustados (las líneas 28, 30, 43, 50, 51, 54, 55, 56, 57, 58, 59, C1 y C4) que no se pueden recortar más y prestarán servicio con la frecuencia habitual, es decir, con los mismos cuadros de marchas del resto del año. Además, la línea 44 prestará servicio hasta el campus Río Ebro la primera quincena de julio y habrá refuerzos con más coches en las líneas 22, 24, 32, 39 y Ci2.

Es de prever que la semana entrante las asociaciones de vecinos y consumidores pidan que se afinen mejor las líneas peor tratadas, mientras que los trabajadores del bus vuelven a alertar de que el calor provoca averías en los vehículos que rozan los 16 años.

Algunos ejemplos

LÍNEA 23. Es una de las líneas que el Ayuntamiento dice que dotará con vehículos articulados, pero los conductores dudan que sea suficiente para compensar un recorte del servicio del 26% en los días laborales y de casi el 40% los sábados. En julio del año pasado 358.107 zaragozanos usaron la línea 23, que es esencial para Torrero.

LÍNEA 24. Es la línea estrella de la red que gestiona Avanza: transporta a 7,5 millones de viajeros al año, lo que significa más de 20.500 viajeros cada día. Suele funcionar con buses articulados y tiene un porcentaje de servicios puntuales en torno al 75%. Con los recortes estivales sus frecuencias de paso se resentirán dos o tres minutos.

LÍNEA 33. La 33 es esencial para los vecinos de Las Delicias y el julio pasado hicieron uso de sus servicios hasta 501.265 vecinos. Será los fines de semana y los días festivos cuando más cueste coger el 33 pues saldrán un 30% menos de buses que cubren este trayecto a la calle. Los días laborables, eso sí, tendrá dos coches diarios más que en 2017.

LÍNEA 38. El Ayuntamiento explica que los recortes responden a que la demanda del bus desciende en verano: estima que el servicio cae menos de un 20% mientras que el número de usuarios baja hasta un 40%. La 38 contiuará dos semanas más con su terminal en la Ciudad Escolar Pignatelli como hará la 44 llegando al campus Río Ebro.

Etiquetas
Comentarios