Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Los vecinos del entorno del parque del Tío Jorge temen perder la partida de su Plan Director

Están pendientes de que antes se pongan en marcha las obras de construcción de un tanque de tormentas en las proximidades de Valle de Broto.

Estado en que queda el parte Tío Jorge cuando hay tormenta
Los vecinos del entorno del parque del Tío Jorge temen perder la partida de su Plan Director
FABZ

El desarrollo del Plan Director del Parque del Tío Jorge para mejorar sus condiciones y frenar su deterioro está actualmente hipotecado a la construcción de un tanque de tormentas en las proximidades de la calle Valle de Broto y al consecuente cambio de las tuberías de pluviales y aguas residuales. Además, se deben construir tuberías anexas a las previstas con ramales que permitan desaguar las zonas que actualmente se inundan en el parque cada vez que hay una tormenta.

“El miedo que tenemos es que no se quiera gastar la partida del Plan Director porque digan que primero tienen que poner las tuberías, algo que tiene toda su lógica, pero con la excusa de que no hay dinero para las tuberías nos podemos quedar sin lo otro. Además, las tuberías no van por todo el parque y en algunas zonas sí se podría empezar a hacer intervenciones”, señala Rafael Tejedor, presidente de la Asociación de Vecinos Tío Jorge Arrabal.

Las obras, que cuentan con un proyecto redactado para la construcción del tanque de tormentas, el edificio técnico y la sustitución de las tuberías, tienen un coste aproximado de 1,2 millones de euros. Son competencia de Ecociudad, pero las últimas noticias que tiene el colectivo vecinal son que “no hay intención de poner en marcha los trabajos próximamente”. A la asociación le hubiera gustado que parte del remanente del presupuesto municipal de 2017 se destinara a esta obra, porque “no solamente solucionará los problemas de inundación del parque, también ofrecerá seguridad a toda la ciudad al evitar que se inunde la salida de los vehículos de bomberos del Parque nº 1 de Valle de Broto”.

La intención del colectivo es que se aprovechen las obras, en lo que afecta al edificio técnico, para generar un espacio de ensayo para grupos musicales. “Hay mucha carencia en el barrio, máxime desde que el centro cívico Tío Jorge ha perdido este uso por mayores necesidades de los servicios sociales municipales”, explican sus integrantes. También consideran que se debería aprovechar para conectar las tuberías del parque del Tío Jorge con las de la calle Matheu, “logrando una unidad de acción y sustitución de las tuberías de saneamiento y pluviales del entorno”.

La Asociación de Vecinos Tío Jorge Arrabal tiene previsto mantener encuentros con todos los grupos municipales para conocer su opinión sobre este asunto “y saber si van a presentar alguna moción en el pleno para intentar ejecutar la partida de 200.000 euros para el Plan Director prevista en los presupuestos del Ayuntamiento”, dice Tejedor, quien espera que “esta no sea una partida tapabocas, esas que se ponen para quedar bien pero luego no se ponen en marcha”.

Entre las mejoras que contempla el Plan Director se encuentra el cuidado del arbolado. “Se ha establecido cuáles son las especies arbóreas más idóneas para plantar en el parque, pero ahora está parado. Llevamos seis años en los que  hemos visto que se han cortado arboles por seguridad, por enfermedad, porque están secos… y no se han repuesto”, indica el presidente del colectivo vecinal. Además, algunos residentes de la zona como  Emilio Guzmán denuncian el estado de los árboles que aún están en pie, como los chopos situados junto a la tapia que da a la calle Valle de Broto.

“Deben estar afectados por una enfermedad, creemos que por la bacteria ‘xylella fastidiosa’, lo que supone que haya peligro de caída de los chopos y de que pase la enfermedad a otros árboles”, cuenta Guzmán. El vecino espera “que se acabe pronto con la dejadez de este parque” y que se talen los árboles en mal estado para plantar otros, “porque estos está claro que no van a revivir nunca más”.

Desde el Centro de Sanidad y Certificación Vegetal del Gobierno de Aragón y el Servicio de Parque y Jardines del Ayuntamiento de Zaragoza explican que “la ‘xylella fastidiosa’ es una bacteria considerada de cuarentena por la Unión Europea” y que supone  “una amenaza para España, por eso es  fundamental extremar las precauciones”. El Gobierno de Aragón ha elaborado un plan de contingencia, y aunque un tipo de chopo, el  Populus fremontii S. Watson, es una de las especies que puede ser afectada por ‘xylella’, “no se ha detectado su presencia todavía en el continente europeo en esta especie”, aseguran desde el Centro de Sanidad y Certificación Vegetal. También añaden, igual que desde Parques y Jardines, que “los síntomas de ‘xylella’ son inespecíficos (secado de hojas y ramas), por lo que no es probable que a simple vista se pueda asegurar que el caso del parque Tío Jorge se trate de ‘xylella fastidiosa’”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión