Despliega el menú
Zaragoza

El campus Río Ebro tendrá una gran placa fotovoltaica que nutrirá varios cargadores de coches eléctricos

La Mesa de la Movilidad Eléctrica se reúne en el Ayuntamiento de Zaragoza, sin presencia del Gobierno de Aragón, para avanzar en la implantación de los vehículos limpios en la ciudad.

Exterior del campus Río Ebro.
El campus Río Ebro tendrá una gran placa fotovoltaica que nutrirá varios cargadores de coches eléctricos
Oliver Duch

El campus Río Ebro de la Universidad de Zaragoza tendrá una gran placa fotovoltaica que nutrirá un aparcamiento para coches eléctricos, que tendrá varios puntos de recarga. Así lo han anunciado este jueves desde la Mesa de la Movilidad Eléctrica, que se ha reunido este jueves en el Ayuntamiento de Zaragoza.

El proyecto lo ha explicado Enrique Cano, subdirector de Infraestructuras de la Escuela de Ingeniería y Arquitectura de la Universidad de Zaragoza. Según ha apuntado, la placa fotovoltaica tendrá "una escala monumental" de 60 por 10 metros, por lo que será visible a distancia.

Tendrá una potencia de 220 kilowatios por hora, y todos los excedentes de energía que no se empleen en las recargas de coches eléctricos "se usarán en edificios públicos", en este caso, en la propia universidad. "No se pierde ni un kilowatio", ha señalado. Esta producción de energía limpia permitirá ahorrar 25 toneladas de CO2 al año, y dará a los coches eléctricos la potencia suficiente para recorrer 1,5 millones de kilómetros.

Tendrá 20 puntos de recarga, y se hará con una partida de un millón de euros que se empleará en este y otros proyectos similares. La idea es que el proyecto del campus Río Ebro esté licitado a finales de este año y la instalación comience a colocarse en la primera mitad del que viene.

Este aparcamiento, que se sufragará con fondos municipales, será el primero de los que se plantean en un proyecto de párquines disuasorios para vehículos eléctricos, cuyas posibles ubicaciones ha estudiando la propia escuela de ingenieros. La mayoría, de momento, "en la margen izquierda", según han apuntado.

La Mesa de la Movilidad Eléctrica, que se constituyó en febrero, pretende impulsar este tipo de energía limpia en la ciudad aplicada en los medios de transporte. De momento, no ha entrado el Gobierno de Aragón, a pesar de que tiene proyectos similares en marcha. "Volvemos a reiterar el ofrecimiento para que se incorpore", ha señalado el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve.

Sí ha entrado Ibercaja, que junto con el Ejecutivo aragonés participa en un proyecto de movilidad sostenible para el Pabellón Puente. "Debe ser una propuesta atractiva con un proyecto potente y sólido detrás", ha señalado Santisteve, quien ha pedido "una reflexión" sobre el cambio de modelo para conseguir "un planeta más limpio".

Etiquetas
Comentarios