Despliega el menú
Zaragoza

La oposición impone a ZEC una partida de 2,4 millones para autobuses eléctricos de Zaragoza

Los fondos se incorporan al presupuesto sin garantías de ejecución, dado que el gobierno sostiene que el Ayuntamiento no puede comprar los vehículos.

Las concejalas Luisa Broto y Elena Giner, este lunes en el pleno municipal, junto al alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve.
Las concejalas Luisa Broto y Elena Giner, este lunes en el pleno municipal, junto al alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve.
José Miguel Marco

Los grupos de la oposición han vuelto a imponer su mayoría este lunes al gobierno municipal de ZEC. En este caso, el pleno municipal, con los votos de PP, PSOE, C’s y CHA, ha aprobado incorporar 2,4 millones al presupuesto con el objetivo de adquirir autobuses eléctricos para la flota de Avanza. No obstante, esta partida no tiene garantías de ejecución, dado que ZEC, que ha votado en contra, sostiene que el Ayuntamiento de Zaragoza no puede comprar autobuses.

Este expediente tiene su origen en la distribución del remanente presupuestario de 2017, que ascendió a 18,4 millones de euros, de los que 9,7 se destinaron al pago de facturas pendientes. Los 8,6 millones restantes se podían dedicar a inversiones y, en pleno enfrentamiento con el gobierno de ZEC, la oposición pactó su destino en cinco votos particulares. Uno de ellos reservaba 2,4 millones de euros para la compra de vehículos eléctricos, así como otros 600.000 para reformas en el entorno de la Romareda. Pese a que salió aprobado en comisión, el concejal de Economía, Fernando Rivarés, lo retiró del pleno de mayo, por lo que no se pudo aprobar.

Este lunes el expediente ha retornado al pleno y se ha aprobado en los términos plateados por la oposición. En este sentido, se ha rechazado un voto particular del gobierno, que defendía utilizar ese dinero para obras menores en los barrios. Según Fernando Rivarés, la propuesta que hace la oposición “es inejecutable”.

El responsable municipal ha esgrimido tanto el informe del interventor como el del servicio de Movilidad Urbana, que advierten de las dificultades de utilizar el capítulo de inversiones para adquirir autobuses eléctricos. “En las cláusulas del contrato del transporte urbano no aparece la compra como una posibilidad. No parece viable su tramitación. Y en el caso de que hubiera un resquicio, los autobuses estarían parados hasta 2023, dado que el contrato tiene vigencia hasta ese año”, ha afirmado.

A su juicio, los grupos de la oposición están manteniendo una actitud “de hipocresía”, dado que aprobar ahora esta modificación presupuestaria les permitirá criticar después que no se ejecute. “Se perderá este dinero por su culpa”, ha lamentado. Es más, ha cargado contra la falta de “vergüenza” y de “pudor” de los grupos de la oposición por “una alianza que se llama bloqueo y boicot”. “Cara tienen, vergüenza no”, ha concluido.

El tono de Rivarés ha suscitado protestas por parte de la oposición, que por su parte ha defendido la viabilidad de la compra de autobuses eléctricos. El portavoz del PP, Jorge Azcón, ha cargado contra “la incapacidad de diálogo y de gestión” del gobierno de ZEC. Ha criticado que el gobierno considere que la adquisición de los nuevos vehículos pueda suponer “año y medio de gestión”, como dice el informe de Movilidad.

“Hablamos de comprar autobuses, no naves espaciales”, ha dicho Azcón, que ha recordado que la semana pasada el alcalde, Pedro Santisteve, participó en la presentación del proyecto de reconversión del pabellón puente en un espacio dedicado a la movilidad sostenible. “¿De verdad ZEC cree en la movilidad eléctrica?”, se ha preguntado el edil del PP, que ha encargado un informe jurídico para analizar la viabilidad de la adquisición de autobuses eléctricos.

Javier Trívez, del PSOE, ha incidido en “el fracaso estrepitoso” que ha supuesto tener un remanente de 18 millones, fruto a su juicio “de no saber invertir”. Ha acusado al gobierno de “retrasar” este expediente y ha defendido el acuerdo de la oposición. “Claro que va a tener dificultades cuando es incapaz de ejecutar las partidas sobre las que no tiene restricciones”, ha dicho.

Sara Fernández, de Ciudadanos, ha rechazado que no se puedan comprar vehículos eléctricos cuando el Ayuntamiento está haciendo ya pruebas piloto para su adquisición. “¿Es viable cuando los prueban ustedes y no cuando lo planteamos desde la oposición?”, ha cuestionado. Leticia Crespo, de CHA, ha recordado por su parte que los informes que ha esgrimido Rivarés “plantean dificultades, pero no imposibilitan” la adquisición de los nuevos vehículos.

Etiquetas
Comentarios