Despliega el menú
Zaragoza

El Ayuntamiento pide a la empresa constructora la reparación del Canal de Aguas Bravas

La atracción sufre filtraciones por un problema estructural y deberá ser reparada en el plazo de un mes y con un coste que asciende a unos 600.000 euros.

Canal de Aguas Bravas en el recinto de la Expo.
El Ayuntamiento pide a la empresa constructora la reparación del Canal de Aguas Bravas
Oliver Duch

El Ayuntamiento de Zaragoza ha vuelto a pedir a las empresas responsables de las obras de la balsa inferior del Canal de Aguas Bravas construido para la Exposición Internacional de 2008 que acometan la obra de reparación, esta vez en un plazo de un mes.

El Gobierno de Zaragoza ha dado a conocer este viernes en una rueda de prensa que ha desestimado el recurso de las empresas constructoras del Canal de Aguas Bravas, Tragsa y TPF Getinsa Euroestudios, contra el acuerdo del Ejecutivo que les reclama la responsabilidad solidaria por los "vicios ocultos" que han producido daños en el espacio.

En enero, el Gobierno de Zaragoza ya reclamó a las empresas que ejecutaron la obra del Canal de Aguas Bravas responsabilidades por las filtraciones en esta atracción, después de que una auditoría técnica señalara que se trata de un problema "estructural".

"Este canal de aguas bravas ha tenido ya tres intervenciones y jamás ha funcionado como es debido. Ha tenido siempre un sobrecoste, con filtraciones y cierres para hacer reparaciones que se han demostrado inútiles porque no se estaban reparando los errores reales", ha manifestado el portavoz del Gobierno de ZeC, Fernando Rivarés.

Ahora, el consistorio vuelve a reclamar a estas dos empresas responsables de la construcción que asuman las obras necesarias para la reparación de esos defectos en el plazo de un mes y con un coste que asciende a unos 600.000 euros.

De no hacerlo, Rivarés ha señalado que será el propio consistorio el que asuma la obra pero que luego les "pasará la factura".

Esta atracción, situada en la zona de la Expo, se encuentra actualmente cerrada después de que la última empresa concesionaria se marchara por insostenibilidad económica.

En otro orden de cosas, el Gobierno también ha quedado enterado de la sentencia firme que estima el recurso interpuesto por UTEDEZA, responsable de la depuradora de La Cartuja, a raíz de una penalización interpuesta por el consistorio a esta contrata por deficiencias advertidas en los índices de depuración durante el año 2015.

De este modo, la empresa deberá pagar solo la mitad de la penalización inicial, que ascendía a 278.810 euros, mientras que la otra mitad deberá correr a cargo del consistorio zaragozano, al entender el juzgado que el Ayuntamiento también tenía la responsabilidad de mantener la planta.

El consejero de Servicios Públicos y Personal en el consistorio, Alberto Cubero, ha culpado de la situación, que ha definido como "un embrollo que se viene a solucionar", al antiguo Ejecutivo del Partido Socialista.

Etiquetas
Comentarios