Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Seis atletas usaban Calatayud como base de distribución y venta de sustancias dopantes

La Policía cierra la Operación Relevo con seis deportistas detenidos, entre ellos los marroquíes afincados en Aragón Said Aitadi, Rachid Nadij y Malika Asahssah

Aitadi posa en las pistas de la Ciudad Deportiva de Calatayud.
Aitadi posa en las pistas de la Ciudad Deportiva de Calatayud.
Macipe

La Operación Relevo contra el dopaje en el atletismo español se ha saldado definitivamente con seis arrestados, el marroquí nacionalizado español y afincado en Calatayud Said Aitadi, que fue campeón de España y los también afincados en la capital bilbilitana Rachid Najid, supuesto seleccionador de atletismo de Holanda y Túnez, y su mujer Malika Asahssah, que actualmente cumple sanción de cuatro años por dopaje. Además, la Policía ha arrestado al etíope etíope Gizaw Bekele, vencedor de la carrera Liberty de Madrid hace dos semanas, Fatima Ayachi, considerada una promesa del atletismo, y Abebe Mulugeta, que hacía las veces de correo de las sustancias dopantes. Estos dos últimos han sido detenidos en Valencia.

Según ha informado la Policía, la organización tenía un alto grado de especialización y un contacto personal entre sus miembros que facilitaba el traspaso de los productos dopantes. Utilizaban la localidad zaragozana de Calatayud como base de distribución y venta, y los deportistas se desplazaban desde Madrid a la capital bilbilitana para abastecerse. En los seis registros realizados se han intervenido medicamentos ilegales como la hormona del crecimiento, testosterona, insulina o vitaminas inyectables además de elementos para la práctica de autotransfusiones.

La investigación comenzó cuando los agentes recibieron diversas informaciones que implicaban a un atleta profesional en una trama de tráfico ilegal de medicamentos y de dopaje en el deporte. Los policías comprobaron que esta persona podía ser Rachid Najid, que ejercía como entrenador de atletismo en Calatayud y que, habitualmente, contactaba con deportistas para realizar intercambios en mano de lo que parecían ser productos farmacéuticos. Además se pudo constatar que su pareja sentimental, Malika Asahssah, era una deportista de alta competición que se encuentra bajo sanción administrativa durante cuatro años por positivo en dopaje.

Tras numerosas gestiones, los policías acreditaron que la organización se dividía en dos grupos en continua conexión. Por un lado, y asentados en Calatayud, la rama marroquí liderada por el entrenador investigado y conformada junto a su pareja sentimental y otro atleta profesional, Said Aitadi, que se encargaban de facilitar los contactos para intercambiar productos dopantes con otros deportistas. En Madrid, la rama etíope que conseguían los medicamentos ilegales para la organización.

Además, según las mismas fuentes, los agentes comprobaron el alto grado de especialización de la red y el contacto personal entre sus integrantes para pasarse los productos ilegales y que Calatayud era la ciudad donde tenían la base de distribución y venta. Los deportistas se desplazaban en tren desde Madrid hasta la ciudad aragonesa con el único objetivo de llevar a cabo la compra de los fármacos.

Según la Policía, los investigados utilizaban un lenguaje propio para identificar los productos, hablando de “zanahorias” para referirse de inyectables o “guisantes” para indicar pastillas o píldoras. Para aprovisionarse de los productos dopantes, la red aprovechaba los viajes de deportistas a Marruecos, Francia e Italia para utilizarles como “correos” y transportar el material oculto en sus equipajes.

Dichas sustancias, que son utilizadas de manera clandestina en el ámbito deportivo para mejorar el rendimiento solo se pueden obtener mediante receta médica. En estos momentos la Policía Nacional continúa trabajando en varias líneas de investigación para esclarecer el origen de dicho suministro.

De los seis registros, tres se llevaron a cabo en Calatayud, dos en sendos domicilios y uno en un local regentado por un marroquí conocido de Rachid Nadij. La operación en la ciudad bilbilitana se llevó a cabo a primera hora del miércoles y se extendió hasta media mañana, participando agentes de la Jefatura Superior de Aragón, de la Brigada Central de Delincuencia Especializada, con la presencia de dos letrados de justicia y a instancia del Juzgado de Instrucción Nº2 de Calatayud y la Fiscal en la localidad.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión