Despliega el menú
Zaragoza

El túnel de viento toma forma en Puerto Venecia

Sus promotores, que invierten 7,5 millones en el proyecto, esperan poder hacer las primeras pruebas en octubre y abrir al público antes de que acabe al año en Zaragoza.

Las obras avanzan junto al vial de entrada al centro comercial y los montes de Torrero.
Las obras avanzan junto al vial de entrada al centro comercial y los montes de Torrero.
Heraldo

Muchos visitantes de Puerto Venecia se han preguntado en los últimos meses qué es esa enorme estructura que se levanta en el vial de acceso al centro comercial, entre el edificio de El Corte Inglés y los Montes de Torrero. Se trata de la construcción del primer túnel de viento de Aragón, que permitirá volar literalmente a quien se aventure a entrar en su interior. Aunque el tamaño del túnel en sí será similar al de otras instalaciones, el edificio completo lo convertirá en "el más grande del mundo" según sus promotores, quienes aseguran que van a invertir 7,5 millones en el proyecto.

La intención era que ‘Terminal Zero, Ministry of flight’ estuviera ya operativo este verano, pero habrá que esperar unos meses más. Los nuevos planes hablan de que en octubre se podrán hacer las primeras pruebas, y que las instalaciones abrirán al público antes de Navidad.

Las obras avanzan en Puerto Venecia, donde ya se dibujan cuatro grandes cilindros que nutren el sistema, así como el esqueleto de lo que será el edificio de las instalaciones. El túnel de viento es una especie de ‘tubo’ acristalado desde cuya parte inferior sale aire con la potencia suficiente como para mantener suspendido en el aire al intrépido cliente. Los cuatro cilindros que se ven son los tubos de recirculación del aire, que hacen que luego salga por el agujero central.

La sensación, dicen, es similar a la que se tiene al hacer caída libre desde una avioneta. Los vuelos duran apenas unos minutos, pero sus promotores avisan de que los preparativos y las instrucciones de los monitores añaden buenas dosis de intensidad a la experiencia. Según señalan, es una actividad apta para públicos de prácticamente todas las edades, eso sí, sin graves problemas de salud. A partir de ahí, el estilo para volar e, incluso, para hacer figuras y piruetas en el aire, depende de la pericia del cliente.

La oferta de ocio de ‘Terminal Zero’ se completará con un bar-restaurante temático desde el que se podrán ver los vuelos de los clientes, simuladores de avión y de paracaidismo, zona de realidad virtual, espacios para exposiciones, escuela de ‘skate’, rocódromo, tirolina, excursiones en bici por el monte… "No habrá semana en la que no tendrás una excusa para pasar por nuestras instalaciones a disfrutar de algún concierto, exposición, teatro volador o demás actividades únicas y novedosas", dice el mediático Aldo Comas, uno de sus promotores.

Este joven empresario, productor, músico, director de cine y un largo etcétera se topó con este mundillo casi por casualidad, pero acabó haciéndose instructor de vuelo y creando una empresa. Está casado con la popular actriz Macarena Gómez, que participa activamente en los proyectos de su marido. "Queremos que volar se convierta en un se convierta en un deporte ‘mainstream’ accesible para todo el mundo. Volar es el nuevo nadar", dice la actriz.

Etiquetas
Comentarios